viernes, 24 de marzo de 2006

De encontrar

Entender que tendré que mentirle a las hojas sin letras ha sido mi mayor martirio. Significa, para serles franco, que no podré volver a decir “estoy buscando” o “espero” o “intento encontrar”. Ni será posible decir con romanticismo a la Mujer–otra- te encontré.
No, porque lo que se esperaba que fuese, fue. Y así como fue, como es lógico también, ya no es.
Y la Marca seguirá ahí.

Tampoco podré perdonarme. Hay horrores que el hombre debe guardar para siempre dentro de si. Hay errores que le significarán la mutilación de nadie sabe que. Por tanto, no es completamente desagradable ser tan inmensamente arrogante y decir que: Tengo posibilidades ciertas de no morir. Mas, no tan arriesgadamente arrogante como para decir “seré feliz” Tal oración brotando de mi no me dejaría con más alternativa que la muerte. Sería una aberración solo comparable con el Pecado del hombre: El Hombre Moderno.
Y la Marca seguirá ahí.

En tanto esto no obstante lo otro. A menos que aquello sea más que ello. Y sin lugar a dudas dejaré espacio en el corazón para fantasías no menos deliciosas que los espejismos. Dejaré de viajar, obtendré la nulidad poética, lograre al fin dejar de ser. Y la Marca seguirá ahí. Y la Marca seguirá ahí.

2 Mapaches:

Joancita dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
charlotte dijo...

ESTE!
deleitoso, muy cortazar, muy bueno!!!!
Al decir muy cortazar no estoy diciendo k sea una copia, más bien un buen estilo.

Al final no sé si sea necesaria la reiteración de la marca seguirá ahí, si era por reforzar la marca, en el contexto se le da fuerza de todas maneras a la marca constante.

Bien lokillo. :)

Hablare con carlos por si es k tas acá pa semana santa pa k nos reunamos en un café a hacer poesía. Ya k yo no puedo ir a los talleres, creo k como ese viernes es feriado no habrá taller.
Te toy informando por msn.
Cuidate

Publicar un comentario

Mi lista de blogs

Seguidores