lunes, 19 de marzo de 2007

Pregunta Intima y poesía.

Se supone que la poesía ha de leerse sin introducciones. Pues yo estoy harto de suposiciones baratas. Esta poesía es la primera que escribo en mucho tiempo, y el tiempo que ha pasado entre esta y la anterior ha sido mayor que entre la anterior y la anterior a la anterior. Por consiguiente noto la horrible manera en que la poesía va sepultándose en algún cementerio de mi alma. Quizás como dije alguna vez, todas las cosas tienen cementerios, hasta la poesía. O también es parte de la concepción onírica de que exista algún poema mortal (que muere). El cumplimiento de aquella profecía en donde declaraba que solicitaría -en proceso inconsciente, natural y literario- la Nulidad Poética. Me he puesto a pensar el porqué de todo. Cada vez me cuesta mas escribir, porque cada vez tengo menos de que. Y también porque las ráfagas de lucidez que me afectan aparecen en los momentos menos oportunos y las olvido luego en alguna otra tarea cotidiana. Es cosa de ser o no ser. Y de Soledad o no soledad. A veces así mismo. Hoy día, ayer y próximamente la soledad me afecta, porque soy como Aureliano, como todos los Aurelianos. Una persona esencialmente solitaria. Cosa que, en estricto rigor, no tiene pertinencia en el tema subjetivo y propio que trato de tratar. Paradójicamente. O, si quieres, Valga la redundancia. Porque, respondiendo a la pregunta intima, porque finalmente me da miedo escribir, me avergüenzo de lo que digo y de que sea tan prehistórica, poco delicada, y redonda, retumbante y repetitiva la poesía mía. ¿Vale? no. No vale.

El volver a la reconstrucción del ausente castillo propio jamás visto.

Saborear un salteado de sombras con una salsa de inciertos posibles, plausibles, probables. Alma que casi no se toca, pero se siente y se percibe -y se permite tener-.

Adjetivos fluorescentes, clasificantes que a burradas escribe el burro.

Razón, raciocinio, razonamiento.

But¡ But¡, corazón latiendo acelerado.

Haber estado -y no estado- al filo, cayendo.

Y sangre por todos lados Brotando de tu boca, de la mía, de la tuya.

Porque si. Porque caminar hacia atrás es equivalente al hedonismo más absurdo. Caminar hacia atrás de lo que camina ese, ese gigante aplastador existidos, existente, excitado. Yo soy adjetivo y no yo fui sustantivo y no.

2 Mapaches:

Clau dijo...

Veo veo una mano que quiera tocar algo intangible, un oído que quiere oír una voz que se perdió entre las sombras que habitan en el patio trasero de la casa, hay muchos temas aquí y gran lucidez de tu parte, la poesía es un intento muchas veces me parece, un intento de ser sinceramente, pero las palabras... los adjetivos, los adjetivos son como pintura lanzada en una hoja en blango, pinturas que caen sobre sombras, que somos nosotros....
y puedo decir que me alargué porque aquí hay mucho, y lo volveré a leer...
saludos, daniel

Feña dijo...

Está bacan el blog..
me gusto muxo
osea no te mentire.. no leí todos los poemas.. pero esta filete
que musica le pondras??
acelerado y violento?
aja eres todo un artista cuñado..
me enorgulleces
oie
acuerdate de las entradas jaja
besos
bye

Publicar un comentario

Mi lista de blogs

Seguidores