domingo, 9 de diciembre de 2007

Sobredosis de Naranja

Voy a morir de una sobredosis de naranja
y de ausencia absoluta de felicidad
del miedo profundo que siento cuando pronuncian mi nombre
de las sonrisas de mentira que me invento, sin mirar.

Nadie nos dijo nunca que moríamos
que la muerte es el destino único de todos nosotros
cuando las alas de color negro se abren
y la tierra se desparrama en gritos y desgarros
en llantos y dolores.

Hay días en que la muerte es el fracaso humano mas grande
otros, en los que de su corrupción emana la más maravillosa de las esperanzas
Pero nadie nos recuerda siempre que moriremos en cualquier momento
que las sombras siempre han estado allí asechándonos
y que la alegría profunda -y triste a la vez-
es esa espada que abre las sombras y las abraza, para no temer.

Eres tu que te has ido
y a veces me cuesta entender que no te volveré a oír
que esa ciudad lejana ya no cuenta con tus pies caminantes
con tus manos ¡amigo ebanista, hermano poeta!
Tu silencio eterno deja para siempre
una ansiedad por tus palabras
o, quizás, tan solo la intención de ellas
la esperanza de volver a tomarlas con las manos
y construir... como tu construiste tus mundos:
tus cielos y tus infiernos.

Aunque así como la muerte me ha quitado
la vida me ha devuelto sorpresas
maravillosas historias de otros arboles a los que pertenezco
pero que el tiempo y la vida, me habían privado de tener
Y es un poco bien
Ahora entiendo mejor la procedencia de este ánimo tan triste
y esta pasión ocasional que se derrama cuando menos me lo esperó.

Aunque sigo, cada vez más, luchando contra el olvido
nadie ha inventado aun fotografías de los recuerdos
y se que al final de los caminos
lo único que nos queda, quizás porque es lo único mas real,
es lo que nos entregamos
lo que me entregaste en mis infinitos días a tu lado
la libertad que me diste con tus pedazos de tronco
el color café de tus ángulos hermosos
y todos los restos de ti
los restos de tu alma
que dejaste en el mundo
para que, no vayas a ser tu quien se olvide de los que amaste.

Es casi lógico llegar a la conclusión siguiente:
Podemos olvidar todos los momentos
pero no olvidamos jamás a la persona
el amor plácido, gaseoso que nos dejan todos los que nos tocan.
y, por tanto, en ultima instancia
llegar a la certeza
de que lo único que realmente vale en este mundo
es el amor.

Entonces, quizas, muera hoy de una sobredosis de naranja
muera solo, infeliz, triste.
Quizas muera en la mas amarga de todas las noches
lo unico que lamentaré en ese estado
lo único que me pesara en esa agonia
será no haberlos abrazado más
y llorar de emoción por ser tan bendito de tenerlos a mi lado.


2 Mapaches:

Conti dijo...

amor significa ausencia de muerte, ambos vocablos están a una letra de tergiversarse o de permitir hacer segundas lecturas.

Bueno, en tu caso, hay sólo segundas lecturas, relecturas e hiperlecturas.

Subraye que para mi tb es un placer.

Y lo del link, no seas llorón, sólo enfatizo la incredulidad porque casi no hablamos en la u y ya tenemos toda una relación literaria por block, si ya hasta golpes van y vienen.

agradecida estoy de su link en todo caso, cuanto honor

saludos (que están lejos de la civilización)

pedro dijo...

Soy de los que cree en Dios...y sin duda El te ha dado un maravilloso don...usalo para bendecir a la humanidad...

Publicar un comentario

Mi lista de blogs

Seguidores