domingo, 25 de mayo de 2008

Damas de Honor, y Guantes Blancos.

Que es el perdón sino el reconocimiento que mediante el amor eres mas grande que tus propias miserias
No soporto las grandiosas ficticias que por la sola configuración siempre violenta del mundo sus miserias parecen menos miserables que las mías. Cuando esa soberbia, falsamente humilde y con cara de carne aplastada, no es más que una mentira vomitiva que yo podría destrozar a martillazos tal y cual haría con cualquier televisor al que no se le puede bajar el volumen -a todo volumen. Prefiero la algarabía -violencia gritona, violencia gritería- de la honestidad, que la farsa mediática y bien puesta de los buenos modales que no coinciden con los profundos deseos de aplastar de tu alma corroída por el poder. Quizás, mija, no es culpa suya, quizás no, quizás adolece de lo que adolecen todos los seres humanos: cobardía absoluta para intentar conocerse. Pero hoy, no tengo tiempo para misericordias y me dedicaré a destruir su "no mirar" "su no saludar" "su no importar" no porque me afecte directamente a mi, si no porque ataca de frente y desde todos los frentes algo en lo que yo creo y protejo desde siempre: la importancia de todos los seres humanos independiente de su condición, independiente de su miseria. Detesto profundamente esa pretensión de iluminado diciendo no serlo, la detesto. Detesto esa soberbia sumergida en los dimes y diretes de oídos que nunca son inocentes, pero que se hacen con la mejor cara de hielo y de bondad mientras tus rosas -boas- te rodean el cuello. Y tu con tu dedo índice te dedicas a mirar en los otros lo que no eres capaz de mirar en ti misma, tu mierda. Y no que yo sea perfecto, de hecho nada de eso. De hecho sé, tengo la certeza. de que yo no soy mas que una magnifica selva de defectos con dos o tres virtudes altamente desarrolladas y que nunca, ni siquiera con todos los perdones y amores del mundo, serán mejores que eso -o seré mejor que eso-. No! Nada de yo -ser inmoral- haciendo juicios morales. Esto es pura vomitiva y combo en la guata y no mirares y no cagares. Lo que pasa aquí, es que siempre he preferido la miseria de la basura, del cajón de la basura, del bastión de la basura, del olor de la basura, que la miseria de los vestidos con corpiños y corsés que camuflaban las damas con hierbas aromáticas pero que en el fondo y por dentro seguían tiñiendo de café -café de mierda- esa elegancia -putrefacta- que se ve por fuera. Yo al menos, siempre tendré a mi favor esa honestidad descarada que se equivoca y que es digna de muerte pero por la que soy libre de recibir perdones y libre de ser justamente amado, justamente perdonado o justamente odiado. Entonces digo que yo, a conciencia de todo, prefiero el salvajismo de los inconvencionalismos a la tranquila parsimonia de los buenos modales que nos tienen acá, acá mismo donde siempre, destruyéndole la vida a otros miles de hermanos que viven atravesados por el Pene inmenso de las convenciones sociales. Prefiero de puro rebelde y sin razón alguna, las contradicciones y las malas maneras, prefiero que el que no me ama se forme la peor imagen de mi para probar sus bondades, para ver que tan buena gente es, para saber si lo que dice ser es en el fondo lo que dice ser. Porque una revolución señores, no puede estar jamas a cargo de gente inclinada al odio, si no que mas aun, o menos, esa gente debe estar inclinada o inclinándose al amor y la misericordia, porque el homicidio, porque el homicidio justificado, pecado inmenso de todas nuestras ideologías anteriores, no es sino la consecuencia lógica de las censuras que nuestros propios cerebros hacen del otro. Porque el homicidio justificado no comienza sino, cuando encuentras las razones para no saludar, para no inclinarte, para no entender. El homicidio, del que siempre estamos tan cerca, no es sino el ejercicio material de la soberbia, de la mentira, del miedo. Es ese homicidio el culpable quizás de nuestra imposibilidades de unirnos. Así que date cuenta que la próxima vez que intentes, con tus bonitas maneras, acercarte y preguntar -como si yo no fuera lo suficientemente intuitivo para darme cuenta de tus intenciones- o de regañarme, o de intentar ponerme en mi camino, o de mostrarme lo descarado que estoy siendo, no hace más que elevar al infinito mis apasionadas ganas de agarrarte del pelo y con todas mis manos y las manos de los que murieron por gente como tu, falsos y timoratos seres que apelan al cambio, aunque en el fondo son los mas conservadores, pese a sus buenas intenciones de homosexuales y pastillasdeldiadespues, pero que en el fondo siguen dentro de la lógica de la discriminación, en la lógica de no acercarse al que le falta un brazo, en la puta idea de que no es buena esa persona que se viste así, que se peina asa, que usa tantas groserías cuando habla. Déjame decirte que la próxima vez que te acerques, con tu amor ficticio, con tu falsa preocupación por mi -que no es mas que una manera de salvaguardarte de la inmensa vergüenza ajena que te doy cuando estoy a tu lado-, todas mis manos y las manos de los que han muerto por gente como tu te tomaran del pelo y te inundaran en el océano conformado por todos las aguas de las cloacas del mundo en las que las miserias, físicas y espirituales, están tan juntas que es un rió pestilente con la dureza de una corteza de chocolate, meteré tu cabeza ahí, y sera tan grande tu impacto, tan grande tu dolor, que no podrás volver a oler la belleza estítica, la belleza carente de sangre, la belleza muerta de las normas... ni podrás volver a imaginar, el paraíso como un eterno lugar de paz y armonía, si no mas bien te darás cuenta del circulo inmenso, del rodeo inmenso que tuviste que dar para notar lo manchada que están tus ropas con tus propios pecados, el aliento putrefacto que emana de ti cuando hablas -mentiras o verdades- el cinismo, ineludible a los que observan, de tus miradas, esa preocupación obsesiva por el orden y la limpieza, todas esas horas que demoras arreglándote en el baño, todas esas veces que te dejaste convencer por una gran verga aceitosa, todas esas noches que te dejaste penetrar por el mas pueril de los argumentos para dormir en paz, toda esa liviandad que va en contra incluso de tus propios sueños pero que prefieres sufrir para ser elevada a la categoría de Dama de Honor, cuando aceptas por pura vanidad que la vida es como es, es así tal como es, y cuando sientes esa misericordía compasista, de puntillas, esa misericordía del uuuy, del aay, del levantar las manos, del tocar con las unas, del agarrase la cabeza con el ceño fruncido y moviendola de un lado para otro, del acariciar con las pestañas al que esta caido. Porque déjame decirte, ser inverosímil y castigable por todos los Dioses y ese que dices amar llamado Jesùs , que tu no eres precisamente de las que lleguen asíasí al paraíso, porque el paraíso con el que tu sueñas solo arde en el infierno. Porque tus guantes blancos esconden en el anverso toda la sangre injusta derramada de los morenos, de los natos, de los tuertos, de los ciegos, de los guatones y guatonas ediondas y ediondos, el viejo flaco que le faltan los dientes, del alcohólico triste que no entendieron y que muere de frio en un país lejano porque sus mejores amigos se cansaron de abrirle las puertas. Tú, ser que omite la miseria humana a fin de engrandecer los diamantes que coronan tu frente noble a sabiendas de que mas abajo se te están cayendo los mocos, no mereces la muerte, ni mi desprecio. De hecho te compadesco, y lo gracioso es que la que cree que me compadece eres tu, pero es es falso, mi soberbia esta fundada en el reconocimiento de mi miseria y no en las ficciones de la grandeza, la fama o la riqueza, sino más bien en los algoritmos azarosos de los riesgos de una vida solitaria por elección y del amor con todas las letras bien grandes y eterno para todos los que me tocaron el alma. Aún mas, yo desde mucho antes, desde antes de que tu pensaras, desde antes de que tu nacieras, sabia -porque siempre lo he sabido- como se moverían los circuitos de tus emociones, porque se como se mueven los circuitos recíprocos de las emociones de los seres humanos, porque toda mi vida he vivido lleno de miedo observando y empapado de ese mundo del que no puedo escapar, porque me basta ver, para saber que esta pasando por tu alma. Porque además Tu, ser completamente contrario a la naturaleza humana, ser tonto, ser inconsciente, mujer o hombre, te compadesco y si existe ese ida, si llega ese fin, se que no te veré del lado del desorden beneficioso que sera el paraíso, si no que te veré en el orden esclavizante del que sobreviven los que no saben pensar.

4 Mapaches:

Ninfa dijo...

1.- creo que piensas mucho
2.- creo que pienso lo mismo que tu

3.-cre que tienes mas de tres virtudes altamente desarrolladas


saludos hombre
escribes bonito bonito

jaja

Conti dijo...

secreto es que las zapatillas están en el closet

secreto a voces es que es un gusto leernos

secreto indecoroso es que esto no lo he leido porque procesal me mató..


saludos que rayan en susurro

Clau dijo...

definitivamente un vómito, pero gracias a tu astucia, redacción, y ritmo, se convierte en un vómito interesante. Yo no sé si yo soy la gil, pero me parece no haber visto bien hacia donde apuntaba todo ésto... si es que apuntaba a algún lugar, o si nació de un grito directo a algo que despues se fue cnvirtiendo en un grito a todo
no se bien que opinar porque este texto es una opinión una visión, me da mucha lata decirte puta wn si estoy de acuerdo porque no sumo nada (aunque efectivamente este de acuerdo), y bien aqui esta tu declaración... qué harás con ella?
me preguntas si es muy violento... si fuera dirigido hacia alguien especifico puta... sipo, pero la carga va tb para otros lados...
es un vómito, ¿qué vomito no es violento?

peter dijo...

nuevamente simplemente genial...al reflexionar en lo que escribes, no puedo sino estar de acuerdo...de acuerdo para ver cómo cambiamos esto, influenciandome, influenciandote, influenciando en pequeño, a mi alrededor...donde se pueda, donde me escuchen, donde Dios quiera...te bendigo por ese don hermoso que nos ayuda a situarnos en nuestra humanidad pequeña que puede hacerse grande...

Publicar un comentario

Mi lista de blogs

Seguidores