jueves, 4 de diciembre de 2008

Comenzamos de nuevo

O, porque me faltaron los orgásmos. Entonces, aplicamos corriente de la conciencia. Olvídense de la ortografía. Mejor que no. Le tememos a olvidarnos de como hacer las cosas. Y si dejamos de entendernos es la pregunta con signos de interrogacion en cada extremo de la oración. Los signos son como unos garfios con un punto que se sotiene en la nada en el extremo de la parte no curva. Y estan verticales, lo que quiere decir que su largo esta mirando hacia el cielo. Pero no necesariamente su cabeza. O lo que podriamos decir que es la cabeza. Una cabeza sin cara. Y estan de pie y de cabeza en cada extremo de la oración. Esos son los signos de interrogación si es que no sabia. Un garfio es según google "define:garfio=Instrumento de hierro, curvado y puntiagudo para aferrar objetos" lo que en suma no dice nada. Incluso si ponemos dos signos de interrogación, en adelante SIg, verticales y mirandose el uno con el otro con sus no-ojos tenemos una no-cara. Agarramos un lápiz y le ponemos dos puntos en el espacio vacio que se forma entre ellos. O bien, si prefiere, arrancamos brutalmente los puntos que estan suspendidos en la nada y dejamos que no-sangren los SIg, pero que lloran porque paultinamente dejan de ser Sig y se transforman en cara y alos SIg les gusta mucho ser SIg. Y los puntos que arrancamos sin misericordia los ponemos en el espacio vacio que se conforma en la confrontación de los ex-sig que se lamentan. Y como ahora tienen ojos, ahora tienen lágrimas. Aunque no necesariamente. Lágrimas. De donde le sacamos las lágrimas a los SIg -recuerde poner Sig en cada extremo de la oración como le indicamos mas arriba-. Parece que lágrimas no tienen Sig, si no tienen lágrimas quizás no tengan ojos, quizás no se lamenten, quizás no hayan sufrido con la brutalidad que le hicimos a su particularidad más hermosa: Sus puntos suspendidos en la nada. Son los SIg, entonces, completamente inocentes y maleables. Sin más intención que estar en todos lados.

La O. Los orgásmos son momentos en la vida del ser. Un momento es una fracción de tiempo en el que el espacio se detiene y lo podemos observar con más tranquilidad. La tranquilidad no tiene tiempo. No es un espacio tampoco. Y los orgamos no son un momento. Los orgamos son un intra-momento. No es el espacio lo que observamos cuando orgasmeamos, es a nosotros mismos y nosotros mismos somos como nada. Como risa y levedad. Como fuerza que tritura acariciante. Como espíritu conectado consigomismo.
Dejar de ser frente a la propia mano no es muy amigable. Para una señorita mexicana dejar de ser frente a un mano quizas si lo sea, si ama al mentado mano ese.
Entrar en el intra-momento dentro de otra es fascinante. Después es como un llanto. Como todas las cosas hemosas, todas las cosas hermosas tienen llanto. Los orgasmos son hermosos y tienen llanto. Un llanto posterior y anterior. Duele porque la piel no se puede fundir con la piel del otro. Porque la boca no se puede quedar en la boca del otro y porque los sexos no se pueden seguir mirando y frotándose entre si. Aunque pueden volver a hacerlo, pero no pueden seguir ad infinitum. Cuando un orgasmo ocurre en circunstancias sospechosas la más de las veces vienen los SIg. Alegres como siempre e inocentes como nunca. Y se posan en la cabecita del orgasmeado. Pero, aunque quisieran, los SIg nunca pueden estar dentro del intra-momento, porque el intra-momento es muy de si mismo. Paradójicamente el otro que orgasmea con uno si puede estar en el intra-momento, pero solo parcialmente, y por eso duele también. Queremos dejar de ser en nuestro intra-momento junto con otro pero no podemos y nos tenemos que conformar con que eso pasa en realidad. Pero no importa, pero no vale, pero callate.
Los llantos se multiplican silenciosos. Los ojos se miran anhelantes y felices. Se anhela la felicidad y a la vez se la posee y se la tiene, pero se la sigue anhelando mirando para adelante y para atras y para todos lados. Los orgasmeados, en adelante Orgs, vuelven a intentarlo muchas veces hasta que el cuerpo no les da más. Entonces vuelven a los SIg, pero las primeras veces, digamos, las primeras cien veces, los SIg no hacen mella alguna en los Orgs. Después como que los Orgs se dan cuenta de que seguir intentándolo con el mismo propósito no tiene mucho sentido y lo primero que hacen es volverse hacia si mismos. Entonces vienen los dioses hedonistas y nos conminan a ser Orgs individuales-pares. Esta parte de los Orgs individuales-pares no es muy divertida de contar. Excepto si la contamos desde la perspectiva de los SIg. En el contexto de los Orgs individuales-pares los SIg estan en su salsa. Cada día que pasa los Orgs individuales-pares, en adelante Orgs Inpas,  contienen más SIg en sus cerebritos y comienzan a temer. A veces ante el temor huyen, otras veces se quedan, cuando se quedan y se quedan harto rato, puede que se transformen en Orgs familiares, es decir, de Orgs puros, pasan a Orgs individuales-pares (Orgs Inpas) y de ahí si resisten lo suficiente la continua llegada de esos huéspedes inesperados que son los SIg y que martillan y martillan y martillan, puede que se transformen en Orgs familiares. Y eso que era un intra-momento, se transforme en un supra-momento porque ya no pertenece a si mismo si no que a otros más que vienen y nacen y hacen que a uno le den más ganas de llorar. Más ganas de llorar que las ganas que dan con un Org puro. Pero, lamentablemente esto tapoco dura para siempre.
Las critaturas que aparecen asi de la nada. Como una explisión bigbaniesaca, son conocidos comunmente como bebes. Pero en realidad son Nada también. Nada porque hacen mas o menos lo mismo que los SIs: Llegan sin preguntarle a nadie y nos cargan el cerebro consigomismo, todo involuntariamente. Ahí los que generalmente actuan concientemente son los Orgs individuales-pares que dejaron de ser. Pero solo por un momento.
Los Sig, como decíamos, en el contexto de los Orgs Impas hacen que la ley "en un sistema cerrado el momento se conserva" deje de ser, pero de una mala forma, los PequeñosNada lo hacen de una manera mas apropiada, pues hacen que el momento no se conserve pero que se transforme en algo más bien Nada, pero apreciable, más piel, más sexos, más espiritus. Los SIg son siempre menos, menos convicción, menos org, menos querer. Y se divierten atormentando a los pobres Org que ya no saben si seguir o no seguir y las más de las veces siguen por la inercia como si la inercia no fuera directamente al vacio, que es distinto de la nada. La nada se puede llenar, el vacio es en si mismo algo inllenable.
El cerebrito de los Org Impas se ve trágimente reducido, radicalmente alterado. Se ve como feo algo que antes parecía hermoso. La cuestión es que caen en la pretensiosa bastedad del romanticismo cadavérico que dura cien o mil veces. Los SIg se refieren a ello con suma situleza, con persistencia. Y desde aquí hacen sus que los Orgs Inpas proyecten un futuro que temen. Y ellos se rién porque creen que estan haciendo lo mejor para el mundo, su mundo. Pobres inocentes que nos destruyen. Pobres criaturas que juntas tienen cara y las que les habíamos arrancado brutalmente su particularidad más hermosa: El punto suspendido en la nada.

0 Mapaches:

Publicar un comentario

Mi lista de blogs

Seguidores