jueves, 4 de diciembre de 2008

EFE


EME de mordidas y de mujeres.
ELE de letras o cosas asi, cosas sin importancia, sin trasendencia.
CE de confusión, de construcción y cosas concretas que es CE CE.
ESE de secretos aullantes develados para el nuevo rumbo de la caida, esa caida conocida.
ZUL de A que se yo. Como tiritas melodiosas y sinfónicas pero que non grata persons.
CE de nuevo de caos, no sabiendo nada.
EME again. Manzana rastos, quejumbrosos cambios en la forma agotada de la forma.
PE perdedor galopante sin trizteza, con ansiedad, con insomnio, con tensión.
HACHE una de mis preferidas silenciosas y huecas, calladas, van y vienen y se olvidan.
EL, uno, o dos, y todos, recorren algo vago e irreconocible. Irreconocible Cristalización de aparatos, organismos, instituciones. La Norma, tia o tiva o tibia, que impera o lo pretende desde las clasificaciónes y definiciones infinitas que crecerán sin parar hacia donde no vamos.
Pe, se para, se revuelca, se dice peruanamente PE.

Ví dos básicamente dos cosas.
Uno no hay nada
dos todo se pone y nosotros en cuatro en frente de eso que se pone esperando que nos lo pongan.

Como si hubiera alternativa. No, no la hay. O estamos o nos jodemos en nuestros propios vomitos. Jóvenes, amigos, enemigos. Basta. Callen a sus perros ladradores y concuerden en que no hay alternativa.

DE, decepción total. Quisieramos creer, en DE de Dios. Conveniente, todo feo si todo lo pone. Algo más quieren y nos lo damos y nos olvidamos de que nos lo damos. O al revés. Nos lo dan y nos olvidamos que nos lo dan.
Uve de vida. Vida. Insignificancía sin alegrias. Vida sin levedad es vacuidad. Vida sin Vanidad es Vacuidad. Vida sin Triteza es vacuidad. Vida con todo lo anterior es Vacuidad. Que baste con leer Eclesiastes. Que baste con leer Eclesiastes. Y que los otros, los que no creemos o los que no creen omitan el último capitulo. YO CREO. HOY NO. QUIZAZ NUNCA. PERO CREO.

Vimos dentro de mi. Tu. Ella. El. Y nos vimos todos. La frugalidad de la muerte en un cuchillo de cera hecho para cobardes o valientes. Unos no se atreven, otros tampoco. Uno a morir, el otro a vivir. Ni siquiera hay dos. Una multitud enardecida llena de todo. Mocasines, mazos, cartas, voluntad, crítica. No hay que esperar nada para que las cosas sucedan. Aplausos para el que le gano a la entropía. La multitud se levanta. Corea un nombre que no oigo. Quizas todos dicen YO. Yo vencí a la entropia. Yo inventé que no hay entropía. Me salvaron de ella, las visitas, mis amigos, mis amadas, mi esposa, mis hijos, sobre todo las delicias que comiamos al rededor de la mesa. Los asados, las piscinas. La multitud dice todo eso. Pero yo no la entiendo, solo imagino que dice eso.

EME, entonces, de multitud.

0 Mapaches:

Publicar un comentario

Mi lista de blogs

Seguidores