martes, 14 de abril de 2009

(De)Formación de un cuadro I

El cuadro es una imitación por pedido de un mural que vive debajo de un puente. El pintor en cuestion jamás ha estado en Italia, copio el mural directamente desde una fotografia sacada de la internet. Todos sabemos que google es amigo de todos.
Lo primero que hizo el pintor fue decidirse a pintar el cuadro, cosa que pareciera menor, pero no lo es. Un pintor mas acomplejado, o con mas conciencia del valor de su propia obra, quizá hubiese detenido sus reflexiones en el por qué pintar, o el significado de la cuestion pintada. Este no, este pintor no se ocupó, en este caso, de aquellos problemas, le bastó con el gusto, le bastó con lo que sintió al momento de verlo. Sería una copia feliz, una gacela saltando en la pradera sin un predador perseguidor acechándola. Una gacela se sabe libre.

El pintor termina el cuadro en una semana. Le ha dedicado lo justo y lo necesario. Le ha visto desde los angulos que menos problemas traen, lo ha medido sin mucho rigor en las medidas, lo ha copiado como quien traduce un poema, es decir, con mas libertad de la habitual, es una copia libre, siempre ha sido una copia libre. Quizas hayase transformado en alguna otra cosa más. Es aqui donde las reflexiones ya no pueden evitarse, el cuadro ya es, y por tanto ya se le piensa, ya se tienen impresiones sobre -y dentro- el. Lo que allá parecia un soldado muerto en el suelo, aqui puede lo mismo ser una instantanea de la eternidad de la expiracion, la eternizacion fotografica de eso que salpica porque un fierro polvorizado con polvora ha interceptado el cuerpo del capitan de la cuadrilla, la fuerza de la bala lo ha levantado del suelo y salpicanse en el aire restos de sangre, de tierra, hay unas explosiones por el lado izquierdo más allá de lo que la pintura deja ver, es decir, no hay pintada una explosión sino que en verdad hay una exploscion en la instantanea, pero mas allá, no se ve, se intuye por que aqui, porque allá. El capitan de la cuadrilla está a punto de girar en el aire y algo en el cuadro nos hace pensar que aquí hay gato encerrado, no fue el enemigo quien ha disparado al capitan vestido de blanco, antiguo y romantico y yerto y frio tirado en el aire mismo aun sin caer al suelo, la costilla trizada por un metal innoble que explota en su adentro y le predice la muerte inevitable, la bala ha sido de un amigo, la bala ha sido de un subalterno, la bala ha nacido de su misma cuadrilla, la direccion del genéro que se ha desprendido es la evidencia más cierta de que el disparo ha salido desde atrás y no del frente de batalla; la cuestión ahora es descubrir si se ha tratado de un accidente o de algo más terrorífico. Para la tranquilidad de las mentes siempre es mejor suponer que ha sido un accidente, aunque tampoco hay tanta dificultad cuando solo llegamos a pensar que el joven de atras, que intenta esconderse en el hombro del veterano de la derecha es quien ha disparado. ¿Motivos personales? ¿Envidias, Celos? ¿Y si no? al analizar el rostro del joven que supuestamente ha disparado llegamos a una conclusión sorprendente: si, hay culpa en su rostro, pero también hay verguenza, también hay reprobación, tambien hay conciecia de pecado. ¿Un judas? Al parecer el joven ha sido obligado a disparar, los veteranos no han querido mancharse las manos, han obligado al joven, el capitan tenia que morir, nos llevaba a la muerte, su temeridad y su valentia ya no defendian mas que nociones romanticas como el honor, la gloria de nuestra nación que, de todas maneras, se llevaría él y se lleva ahora que está muriendo, que está agonizando.

Es preludio de otra obra aún más trágica. La transformación del joven inocente en un hombre, la transformación de la infamia en hermosura y en sacrificio. Se hecha hacia atrás, asustado por lo que ha hecho (eso deja entrever el cuadro), tira su fusil al suelo, mira a sus compañeros que cínicos le devuelven una mirada de... ¿lamento, gratitud? Hecha a correr al cuerpo del capitan, le tiende su brazo, le pide disculpas, el capitan con los ojos llorosos de ira por la traición preparaba su cuchillo para insertarlo en el pulmon izquierdo del joven soldado, se arrepiente a último minuto, justo cuando la oscuridad de la guerra, la inutilidad de todas esas balas, lo doloroso de esa sangre derramada en la tierra para que vivan los árboles y para que después, más adelante, los banqueros internacionales se adueñen de todo por lo que lucharon tantos... Quizas, se dice el capitan agonizante, quizas no valió la pena tanta luchar y luchar... se va y se deja llevar entonces, se deja morir en las manos del, perdonado ya, nuevo hombre que lo sostiene, puro ahora, puro y conciente de la mancha que para siempre llevara en la nuca: ha matado a un hombre bueno.

El hombre más cercano al capitan acaricia su frente, el joven no puede creer lo que ve, lo mira con odio, lo mira con distancia también, ya no se siente parte de esto, se sabe perdonado, las luces de la continuidad se han abierto a el. Todos los hombres son sus hermanos, suena fantastico, suena aterrador oido en medio de una guerra, en medio de una contienda que aun no termina, que no es conciente de estos episodios donde se juega mucho mas que la vida. El hombre mas cercano al capitan le acaricia la frente pensando en esos tiempos cuando eran amigos en la academia, piensa que el capitan habia errado su camino, piensa que ha hecho lo mejor por su país, piensa que es mejor emprender la retirada. Una sombra, sin embargo, lo intranquiliza ¿Y si el jovén habla? ¿Y si el jovén nos traiciona?

0 Mapaches:

Publicar un comentario

Mi lista de blogs

Seguidores