jueves, 2 de abril de 2009

Perros, Damitas y Moleculas sin ortografía.


Podríamos empezar por la forma en que se juntan las moléculas. Rayar papas mientras otro pica las cebollas. Seguro que adivinan que se viene un Pastel de papas, pero se equivocan. Las moléculas porque desde su generalidad se adivina todo, pero no nos acercamos a nada. Tambien, por qué escribir, hablar, mirar, intentar, carece ya, lamentablemente, de la carga de antes, ahora no es dificil llegar a esta displicencia que comulga con una paz inventada en el cerebro. Decir y hasta hablar, suena exagerado, suena a mentira, suena a persona acercandose al lugar mas cercano sin tener razones verdaderas para ello. No me interesa. Sé jugar conmigomismo y podría crear aquí y ahora mismo algún interes que pese, que pese más que esta levedad. Que esa levedad tan limitada porque si, por voluntad. Ahora si que no hay nada. Aunque en el encuadre, en el encuadre de la fotografia aun se sienta la historia, pueril y corta, de algo que pudo ser del tamaño de Jupiter, pero que también pudo tener ningun tamaño. Que wea.
 
También para oscurecer. Una dama, damita, linda y obediente, linda y miedosa, que juega con los perros a verse las caras, que siga, que siga, como si no importara, como si sus acciones idiotizadas, como si sus acciones de ciega, como si sus palabras oscuras y sin mensaje no significaran nada, cuando dicen muchas cosas, pero que ya, se escuchan de lejos. Las moleculas están bajo cero. Aunque el encuadre de esa foto... que se vaya a la mierda.
Se entiende, y se ironiza, se engalna la rabia, se la disfraza de un triste sarcasmo vacio. Como todo, vacuo, aburrido, el mismo jueguito imbecil de nuevo. No, yo soy el perro que da vuelta la espalda y busca en el horizonte los arreboles de la belleza con los que no aburrirse. Y allá al fondo juega la damita con su propia alma confusa, con su alma que no se entiende a si misma o se entiende y se autoimplanta un espermatozoide de duda que no alcanza a llegar al ovulo, la damita juega un juego sin fuego, no se quema, es una damita, las damitas no se queman, miran el fuego desde lejos, pero no se queman, solo hablan en el aire y ponen caritas de pena o caritas de locura, o caritas de desperacion, pero no se queman, porque son damitas, damitas lindas y obedientes. A la chucha.
 
También, las moleculas, para reir, buscandole sentido lógico. No niñita, no tenias que adivinar nada, o quizas si, adivinar, pero no una adivnanza escondida en si misma, o una adivinanza que amerite un ejercicio de lógica para su solución, no te quiero desesperar, ya estas lo suficientemente desesperada, era una adivinanza y al mismo tiempo puya, puya, ¿En verdad no sabes que significa esa palabra? Te confieso: yo lo acabo de saber. Bastaba para el enigma un poco de observación con eso que tanto gustas nombrar, ponerle, sazonarla, aliñarla con circunstancia, y con todo. Disculpa, soy un poco complicado, soy un poco expansivo, no me quedo quieto y avanzo y dejo atrás, pero no tanto, atras pero amarrado a mis pies, o guardado en un disco duro hecho de árboles y hojas, el otoño, por supuesto es la mejor época para esto. Una canción: diganle a todas las mujeres que es feroz la primavera, les regala ilusiones, les quita las tristezas, y de puntillas al otoño las deja casi muertas. Ta tara ra ra RA. Piquito.
 
Quizas te saque de quicio esto, pero yo tengo mis trampas, esto mismo es un trampa. Te lo advierto: mejor no sigas leyendo. Porque quizas, o quizas no, a mi me da lo mismo, pero a ti no deberia darte lo mismo, estas a punto de explotar, y explotando seguirias siendo la misma mujer de siempre, es decir, una mujer obediente, una mujer, que si somos extremistas, si somos poco tolerantes, no debería escribir. Las mujeres obedientes no escriben. Relatan, tratan e intentan de decir cositas, cositas vaporizadas, que no alcanzan a tocar a nadie, pero es que tu sabes, las damitas no se queman, si, tambien se que las damitas no escriben, pero leen muy bien, pero gimen demasiado bien. Perdona, creo que estoy exagerando, o creo que estoy siendo demasiado grosero, o creo que estoy siendo grotesco, o creo que quizas, aunque no lo creo porque los hielos que te rodean impiden que sientas, al fin, algo verdaderamente, que te estoy haciendo daño. Pero, creeme, esa nunca es ni ha sido mi intención. Damita obediente.
 
Aunque la burla es clásica, ocupada una o dos veces, supongo que el haberlo preveido ¿O previsto? debe de quitarle un poco de lo molesto que suena, aunque no es molesto escribirlo, quizas con eso se alejen de mi completamente las sombras y los espejismos en medio del desierto, ella, la damita, aparece justo, justo en el momento en que en el horizonte comenzaban a desparramarse los arreboles, comenzaba a verse la luna, deladita, juguetona, sonrisueña, para ponerle la cara, al perro, para que la mire, mirame porfavor, mirame porfavor, cuidado, yo ladro y muerdo, ladro poco, y muerdo poco, pero muerdo. Que ladre no significa que no muerdo. Uy jijijji jajajaja, que perro mas quebrado, que perro mas sobrado, que perro mas soberbio. Ay si, bueno perro, yo soy la damita ¿No me recuerdas?, guau, ¿En serio que no?, guau guau, me voy, ay si, me voy, me voy, me voy.
Y para que si jamás podrá escapara de sus pretensiones burguesas, aunque quisiera, aunque le cargaran, pero zavalita, o pero pero. Si, no. A la conchasumadre.
 
Las moleculas, y esta es la razon verdadera, porque no hay nada suficiente como para escirbir de eso, ¿Que, que cosa?, que aunque quisiera mandarle cartas de despedida y sobrecitos azules pegados en los parasiempres, aunque haya decidido ladrarle cuando comience, cuando piense que puede acercarse de nuevo a mis ovejas, no tiene sentido, no lo amerita, no lo merece, no merece tamaño pedazo de mi alma -aunque sea minimo, aunque no sea lo suficientemente grande-. Es que hablar o decir, me molesta, cuando en verdad no me molesta y se adivina de inmediato que las moleculas tienen cierta pe
                                                                que
                                                                            ña
inclinación a decir palabras grandilocuentes e incluso quizas nombra algunas, o susurra algunas y el susurro suena como dentro de una mansión inmensamente bella y al mismo tiempo inmensamente vacia. Rebotan y molestan los propios odios, entonces mejor volver a ladrar pero hacia otros lados, correr por las escaleras, ir al balcon, mirar allá abajo, dos sombras que se separan, dos baños que nadie ha limpiado en años, tres y cuatro ciudades, correr de nuevo ir al jardin, oler los jazmines, mi nariz es una de las mas poderosas del reino animal, tengo muchas celulas olfativas en mi nariz, tibia y beso con ella, aunque en verdad lo que mas me gusta hacer es lamer, no pelos, los pelos se te pegan en la lengua y son un poco molestos y a la larga un poco dañinos, porque uno se atora, se le acumulan no se si en los pulmones, los perros no somos muy interesados en el arte de la medicina, o en la garganta, y despues tose y salen pelos con saliva, ediondos, con sangre a veces, entonces uno entiende que el fin esta cerca. O tambien, tuve un amigo que no supo como ni de donde aparecio en su mejilla izquierda un inmenso animal que nunca supimos que era, porque siempre estaba bajo su piel, pero que se expandia con el tiempo y con el tiempo comenzo a deformarsele la cara, comenzo a deformarsele la traquea, el torax de manera tal que ya era costoso respirar y tambien costaba comer y mi amigo se puso flaco, y yo llegue a visitarlo alguna noches, ya casi no lo veia, ya casi no nos veiamos en el parquesito donde meabamos nuestros arboles preferidos, donde jugueteabamos con las perras y con esa hermosa San Bernardo que nos tenia locos a ambos, pero yo era pequeño, mucho mas pequeño que el, pero el murio antes y eso me da pena, pero tambien me da orgullo: los perros grandes se mueren mas rapido. Lloré; de mi lengua cayeron gotas que nadie noto, la san bernardo me pregunto porque sudaba tanto, no quise decirle que eran lagrimas, no quise hacerle entender que lo que caia de mi lengua y se juntaba en la comisura blanduzca de todas mis patas, si, las cuatro, no era sudor, sino que lagrimas ¿Serán todos los San Bernardos tan Bobalicones? le bastaba hacer una pequeña observacion, darse cuenta de las ausencias, olfatear un poco ma,s para darse cuenta que mi amigo, mi mejor amigo, entiendes?, habia desaparecido, pero no, ella no salia mucho, estaba idiotizada por las manos y los alimentos del hogar, en cambio nosotros a veces desapareciamos semanas enteras y no nos bañabamos en dias, pero conociamos todos los recovecos del barrio y olor de todos los perros y nos quedabamos mirando las estrellas arriba del puente que sirve para cruzar la carretera y conversabamos de eso que en el rey leon pumba dice -me gusta caleta pumba- que son bolas de gas viajando a millones y millones de kilometros de aqui, y despues timon se rie y despues ambos, timon y pumba, se burlan de Simba, el pobre simba que aun no se encontraba consigomismo. Entonces es lejitimo, aunque triste burlarse de los sinconsigomismos. En razon de esa biblia, ese codigo de la conducta animal que es el Rey Leon.
 
Tengo que ir a ver unos problemas con otros perros. El jefe, que se llama no se cuanto, todavia da vuelta con las moleculas. Chota.
 
 

 

0 Mapaches:

Publicar un comentario

Mi lista de blogs

Seguidores