viernes, 5 de junio de 2009

Alcohol y Palabras

La soledad no es un accidente. Viene cabalgando hasta ti y te rodea como un mar y tu su isla. Deberias avergonzarte de que tu soledad sea un síntoma de tu propio fracaso. Que tu falta de compañia no es más que el resultado de golpear frente a todos tu cabeza contra el pavimento. Y el aroma a alcohol te persigue, el alcohol te busca y te muestra sus piernas llenas de olvido, y los pelos de esas piernas escondidos por las medias: el alcohol es un travesti poniendote su verga en la cara. Pero no te averguenza. Para ti es el resultado de la broma gigante que practicas, siendo tu la primera victima. Alcohol, alcohol.
Solo libertad cuando no estas tu mismo. Solo eres palabras cuando no hay filtros o impresiones que detengan el fluir de tu lengua triste, triste lengua pronunciando palabras que se deslizan por la miseria y el horror. El abismo abriendose desde el miembro comunicante, el abismo emergiendo de ese pequeño gusano malechor que hace caducar los sueños, que eleva hacia las alturas al idiota que mira el cielo y mueve la lengua, mueve la lengua.
El enigma de ese cero que crece dentro de tu estomago. El escarnio silencioso en las miradas acusantes de los que te miran. Pasan y suena la musica de la sicosis, pasan apuntandote con sus ojos llenos de vacuidad y otras emociones que apenas pasan por si mismos. Por si mismas las emociones congredadas deciden hacerse de importancia en el alma y en los corazones de los poetas. Libertad, amigo. Un movimiento politico de las emociones que tiene por objetivo equilibrabar la correlacion de fuerzas. La razon no puede seguir dominando. La razón no puede seguir mintiendo de esa manera tan descarada.
El olvido. Como es que pueden sostenerte tantas manos sin que se cansen de sostenerte. La soledad no es un accidente. Los circulos comienzan a correrse y a sumergirse muy alla y muy lejos. Atras la imagen del desierto se abre como un abanico, el sol y la sombra; el sol y las dunas; la sal, las percepciones borrosas de un horizonte arenado y arenoso. Una vez mas palabras. No mentir, no moverse mientras las palabras se enojan contra ti y te rasgan y penetran tu piel, piel y entran en tus organos y terminan por quedar tranquilas en un pegajoso espacio de eso espiritu, de eso alma, para brotar aca en este espacio blanco que se va llenando con palabras. Palabras, palabras, palabras.
Las perspectivas, las impresiones. Todo gira mounstruosamente, todo moviendose. La soledad no es un accidente, es el producto de elegir observar. Participar da un poco de distancia, participar da insatisfaccion y un poco de verguenza, ser humano. Pareciera que todos han olvido ya que lo que importa no es meramente ser humano, sino que ser humano humano (risas).

0 Mapaches:

Publicar un comentario

Mi lista de blogs

Seguidores