martes, 30 de junio de 2009

Segundo acto: Descanso, compañia, lluvia y caos.


    Empiezan a caerse las cortinas amarillas mientras vamos abriendo los ojos
                                                    más o menos al mismo tiempo.    La lluvia cae
                     cae la lluvia y nadie la detiene
                                protegiéndonos en nuestras palabras encontrándose casi por casualidad
                apenas unos días para que la palabra brote como brota
                                        y nazca como nace el abrazo
                                          y viva como el vino en nuestras lenguas
                                    y los mariscos arriba de la mesa, los abrigos, los paraguas
                        la noche oscura
                y aun más sombria con las nubes invisibles
                                                                             que buena hija de los sonidos que eres
                    que buena eres jugando con las distorciones de la conciencia
                        y jugando con la derrota
                                                            y ardiendo de valentia.


            En la sombra semicircular abajo de tus ojos.             Entre tus piernas apretando mi torso                     y el gemido febril que crece desde tus labios hacia mi orgasmo imparable
                    tembloroso   
                                                    apretado.
            Recordándonos del frenesí previo.
                                                                Recortándonos del espacio-tiempo
                    
    El blanco vino de la vida  derrámandose inutil por el reborde reconstruido totalizante
                                    del cuerpo con el cuerpo
                            y luego la piel
                    y luego los dedos
                y luego mi mano, mi gran mano recorriendo los espacios pornográficos de tu cuerpo
                                                                    y tus labios juntandose con nuestro deseo.
                                Sin que haya un nosotros esclavizante
        Y sin que la experiencia haga que la linea recta no se expanda hacia los costados
                                        No hacia adelante!
                                                Si hacia el fondo!
                                                                                            Si hacia el circulo oscilante

0 Mapaches:

Publicar un comentario

Mi lista de blogs

Seguidores