jueves, 8 de octubre de 2009

V

...Y si Dios tuvo que morir para dar paso a los Hombres
será el Hombre quien deberá morir para dar paso a la Humanidad...(1)

Constantemente imaginaba aquello que es sueño
si no algo peor:
¿Como sonaba el lenguaje del griego?
¿Como fue la angustía que creó el paraiso
y el cielo?
¿Y en que nombre tus senos dejaron de llamarse
humanidad?

Y antes "de" que Ellas
(y producto "de" que Ellas)
el Ente volvió a lo Sagrado
a los segundos asesinos
que violaron
masturbándolo hacia la destrucción
el sexo primario
¿Y si Dios es hembra y nosotros somos el diablo?

Las Ecuaciones fueron el descanzo.
El vacio y el silencio -esos tipicos tópicos-
no pudieron convencerme de la la falsedad
del peor de los romanticismos
y el mejor argumentado.
-la rima, es detestable-
Y la ingenuidad por la que pasan las edades
concibió el universo, nuevamente como un orden
ya no dado por los dioses
esta vez el rey muerto en Francia
erectó la falange masculina
hacia un cielo falso reflejado en un espejo trizado
cuando reboto el camino de la Humanidad
contra sus propios enemigos
contra una parte de si misma que reniega de todos los caminos
-o del camino de todos-
para abrirse el suyo propio
llevando en la muñeca derecha
la cárcel de la ternura
y de la fiesta.

Pero hoy
(un hoy lejano a las temporadas de las que habla este canto)
el Dios femenino atenta aún contra lo femenino
y mientras las diosas atadas de manos
se regocijan en su esclavitud
la poesía se pregunta
Y donde esta La Mujer.

Choqué contra las paredes
y contra la afortunada indeterminación
del camino que han de seguir las mariposas.
Nuevamente
El horizonte fue puesto más allá
ante la destrucción de las lineas trazadas
con la lengua y la ensoñación
o algo aún peor:
¿Como sonaba el lenguaje del griego?
¿Y que nombre tus senos dejarón de llamarse Humanidad?

1. Verso de inspiración Bernarda.




0 Mapaches:

Publicar un comentario

Mi lista de blogs

Seguidores