jueves, 26 de noviembre de 2009

Poesía mata turista

Hemos de ser feroces repeticiones
deambulando por los rincones de la vida
haciendo como que nos soltamos sin soltarnos a nada
y allá miedo y acá la materia y la cosa
resurge moviéndose en los horizontes a los que nos dirigimos
en forma de mansiones y escaleras elegantes
Hemos de ser consesiones a la tierra
dibujos y borrones en la estructura que ata
los nudos invisbles al alma
para relegarla finalmente
a un oscuro lugar en la existencia
donde el impulso ha sido cauterizado
por la producción insensata de oro
por el asesinato excesivo de vacas.

Ya no se si creerle a los poetas
me parecen ambiguedades en el periodo del éter
sobre todo hoy en que el plástico domina todo
y ni siquiera la piel de las mujeres sabe a hembra
o las curvas que las construyen
o las palabras que las expresan
o el corazón que les late
entremedio de sus dos pezones
llenos de nervios orgásmicos
mi mano en toda su magnitud
recoge de ellos la cosquilla y el movimiento
que hace que la sangre se diriga.

Ya no se si creerle a los hombres
o si acaso hay alguna otra cosa más que trabajar
lentamente
como nieve derretida
bajando la montaña, decidiendo caer en el caudal
o en la tierra (aquí caeras)
y un planta absorverá tus nutrientes
y verás el sol en la elevación-fotosíntesis
o si en una roca
el musgo te convertirá en viscosidad verde
y un turista distraido morirá por culpa de tu presencia
cayendo en el precipicio
rebotando
            girando
                        rodando colina abajo
        mientras la piel se le va llenando de maguñaduras
                            y se le van rompiendo los huesos
                     y ya ha perdido la conciencia
                                    y ya muere perdido entre el valle y la montaña
                    lo encontrarán en unas semanas
                                pero ya no hay vida para el
                    la oscuridad es como la ausencia de esperanza
                                no se moverán sus pies subiendo ni bajando nada
                            no abrirá las puertas de los autos
                                                    ni volverá a bailar lambada.
 
 
 
 
 




 

0 Mapaches:

Publicar un comentario

Mi lista de blogs

Seguidores