viernes, 4 de diciembre de 2009

VI

Eran los libros los que devolvían su recuerdo a las orillas arenosas de mi alma
cuando los palacios desterrados sufrieron trizándose hacia la nada
perdiendo cada pedacito de marmol y piedra en la inmesidad
no solo de la noche
no solo la inmensidad del mar...
            Yo árbol, bestia verde. Muero y rio sin el viento.
                            Me ahogo en toda mi vanidad
                                            Me pierdo en la vanidad de las palomas que viven de las migajas de los ancianos... y quizá en las catedrales no se pueda hacer otra cosa que arodillarse. O lamer vergas para obtener quien sabe que cosa.
                Dos carroñeros insultan a la muerte mientras vuelan en círculo
                perfectamente empotrados en sus sonrisas de hiena
                            cesa
                                        cesa poco a poco el hambre
                   ¡y la compañia es tan inútil!

                Por la fuerza de los torbellinos del desierto y de las dunas
                        debo confundir los días y olvidarme de las horas
                                        no nombraré los meses que pasan
                                                no fijaré mi mirada, solo la perderé
                            solo haré de mi mirada, una vez más, el asiento inverosimil    
en el que coge el tiempo a su amada realidad... en cuatro.

            Y es la fuerza de las circunstancias lo que, por dios santísimo y la puta de la virgen,
                        hace que evoque cada pasto enterrado en la tierra
sumergido en los oceanos cafés
en los granitos que han sembrado tantos terremotos
            Tiembla la incoherencia
                    tiembla la coherencia ante la ebria evidencia que se presenta ante tus ojos
                y que sean azules, por favor, y que sean amarillos, ojalá, y que sean verdes por sobre todo    verdes negros cafes fundidos en un temible trueno furiozo
            semejante a un puño levantado contra Zeus o contra cualquier dios que quiera hacerme frente... yo cogo, yo follaré mientras las carreteras avanzan apresuradas
presurusas llenas de premura sin sorpresa como cayéndose en su vacuidad hacia una historia llena de polvo porque al polvo hemos de volver
                        yo he de follar con la absoluta libertad de los animales y los cetaceos
y he de cantar, levantando mi voz por sobre las voces de la ley y las letras
                    por sobre el brillo de los papiros antiguos
                                sin dejar que me atrapen como atraparon a Prometeo
                pues esta lucha ya me saca día día las entrañas
                    exponiendolas a la vista de todos
                            y es la desnudez de la duda la perfecta fotografía de la locura
                                    yo follo, sin que los libros te recuerden
                                                    pero me recuerdan
                tus azules o tus negros cafes o tus verdes blancas manos puestas en mi
                                        ¡Oh mujer! ¡Cuando volveras!

        Avisando, poco a poco, recordando, imaginando el camino en que se desquician las repisas
                        los muebles... madera trabajada, bestia verde mesurada, dominada, domesticada babeandote en el espejo.        O veinte soledades repuestas compradas
                en el vino salvaje de la cuneta desesperada... chocando contra vidrios, haciendo hiperbole, hiperbaton, sinecdoque... que aburridos están los días... que aburridos serán los días
   bebiendo la sabia de los sabios que repiten la sabia de otros sabios
            ¿es posible que nada nuevo haya?
                                        es por eso que destruí las ventanas acomodadas
            las quebre con el aliento putrefacto de la ira merodeando drogado adicto a las ilusiones
                apasionado por la utopia de los caminos incorrectos
                            lejos la bestia humana se mueve repitiendo movimientos        a salvo
      
                Yo cogo, agarro, afirmo, me levanto lleno de violencia, una nueva violencia contra la nueva opresion de las nuevas edades. No permito, no concedo, no hare concesiones
                pero me hundiré
                                        como un barco desolado en el oceano inmenso
                lejos de cualquer isla...
no me sostengo... soy la pluma de un pájaro volátil    no me sostengo
                no tengo tierra firme, ni pais, ni nación, ni familia
                                        vivo lejos de la decencia
                                                                  estos, esto no me ven sino como un extraño
                y yo les entregue mis ojos y un poco de mis cabellos
            les nombre mi casa, les relate mis desventuras
                pero no me ven sino como un extraño    un lector de periodicos
            un tomador de cafes servido por hermosas mozas con delantales negros
                    eso ellos son
                                bebedores de cafes    hijos de la mano que dobla la sutileza
            que adquiere con talento la simpatia y la alegría de lo que conviene
                                        pero yo soy un muerto
                un sepulturero desarrollado que se cansó de enterrar, de levantar tierra
                                    pero yo soy un fantasma para ellos
                            Nos compartimos los dientes con ironia
            con sarcasmo nos damos las manos
                        burlandonos nos abrazamos y no vemos los colores            los colores
            solo los viste una vez ... derretido como un ladron con tu recompensa
                    ladron de la noche, fornicador de escaleras y balcones
                                                irremediablemente infiel
                                        insosegadamente rebelde
                                                    rebelde hasta contra ti mismo
                                                                rebelde contra la vida y contra la muerte
                                                                                            ya
ya
            ya
                                                        basta ya
                                                                     ahora quiero soledad.

0 Mapaches:

Publicar un comentario

Mi lista de blogs

Seguidores