viernes, 11 de noviembre de 2011

3 melodramáticos finales.

I

Y si alguna vez estuviera tu cuerpecito sobre el mío

Haría resbalar tu blancura como un helado

Y dejaría levar la punta de mis dedos en tus pestañas

Que son como poetas valientes

Asomándose a un terrible abismo azul.

II

Y si pudiera borrar y quemar

La alfombra de pétalos que fabriqué

Con mi lengua, mi hastío y mi deseo

En tu vagina imaginaria

Lo haría fingiendo que nada alcanza

Para rellenar el hoyo negro

Que penetra como un gusano

Hasta el cerebro mismo de mi alma

Viscosa y espesa

Que se ha confundido con la sangre

Y con la bilis:

Mi amor se pudre como los muertos

(eso es evidente)

Y desde allí crece la fetidez que invade todo.

Un insaciable virus de hormigón habita en mi pecho.

III

Y Si pudiera asesinarte,

Antes de quitarme la vida

Como si no viera en ella más ninguna esperanza

Haría que mi espejo se burlara de mí

Perenemente, para que el fuego

De tan lastimera culpa, no me dejara

En paz ni en el infierno.

Para que todo femicida recordara

Que no hay patético más grande

Que el de asesinar por amor

O morir por él.

Bonus Trak

Y es que estaba solo y caliente

y ella desamparada y mojada

le destrocé el corazón a pichulazos

pido perdón, pero no hubo alternativa.

0 Mapaches:

Publicar un comentario

Mi lista de blogs

Seguidores