viernes, 31 de agosto de 2012

Es per(r)anza una


Tal vez el destello es una marca, un rugido creciente
un maullido,
una boa que acercándose, se aleja
dejando sólo una irresistible medusa
creciente, crecida,
con la esperanza de volverse una montaña vieja.
Y aunque el oriente signifique vidrios rotos
el tiempo, ya lo sabemos, todo lo compone
mientras el Animal no muera
habrá vitalidad,
deseo de vida
a la que no le importan los callejones
que arden en la pudredumbre de la yesca.

La oscuridad, encumbrada, bien al fondo
cede al paso, deja de sangrar y de ser nube
deja de temer a la tierra
y al mismo tiempo deja de pisarla.
Alza las alas quemadas
por la violencia del sol y de los días
y como los árboles, que del viento se alimentan
esgrime, con singulares secuencias,
rayas de tigre, ojos de gato
y perspicacias de ladrón.

Mientras, detrás de las alas alzadas,
se levanta la muerte casi vencida
cansada, angustiada de tanto ver
cómo las piedras, hiriéndola, se multiplican,
sombríamente
como un milagro.



Buenos Aires, 31 de agosto
(en el patio y en el bar de Puan)

0 Mapaches:

Publicar un comentario

Mi lista de blogs

Seguidores