miércoles, 26 de septiembre de 2012

Delirio a las tres de la mañana en medio de una fiesta. Con un vaso de cerveza en la mano.


3 cuestiones importantes en el universo
Ninguna de ellas tiene que ver
Con tomar aviones
Hay cosas que el tiempo nos niega
Porque queremos que el tiempo nos niegue
A veces nos creemos muy libres
… pero somos unos esclavos de mierda

Una vez yo dije cantando
Abajo de una pantalla
Perdido
Absolutamente Internet
Absolutamente Factbook
Ninguna poesía contendrá
Aquellos oscuros asesinos
Que no fueron juzgados
Ni por las ventanas que venían
Alumbrando las cabezas
Que se asomaban alegres y mentirosas
Mirando la muerte de la triste ciudad

Habían días en que el pasto verde
Del que se alimentaban las hormigas
No tenía el sabor
Que los cuadros pintados por Picasso tenían para sí
Tenían para sí
Tenían para sí
Tenían para sí

Estaba la edad y como contraposición
Estaba el paso del tiempo
- y estaba el resentimiento-
También había vasos amarillos
Que caían largamente
Como cae el hermoso cabello
En la boca y en los ojos de una mujer
Que no se encuentra
Pero se encontrará

Había a veces tornillos
Y a veces sudadas camas que no podían explicar dudas
Habían oscuros lugares que ella nunca me comunicó
Y que nunca me comunicará
Narices y cejas que nunca entenderé
Cariños y lágrimas que jamás será mías
- ella dice que serán mías-
Pero yo vi en sus ojos
La manzana atragantada
Que no se pudo jamás entender
Como una manzana atragantada

Y ella hermosa como ella sola
En un lápiz azul
Descubría sus cejas, en su nariz, en su boca
Sin saber que lo que descubría era más grande que ella misma
Y en el fondo de su alma
Me acusaba a mí
Pero sus venas, verdes, claras, imponentes, fuertes, profundas
Eran tan valientes que se atrevían a tener en sí
El más terrible de los desafíos
Había un llanto, profundo, amarrado y terrible
Que no era… aunque lo nuestro puede ser nada
Nuestro llanto
Quizás cantábamos imbécilmente
Quizás
Quizás, veíamos, románticamente en Dylan y en García
La forma en que el mundo le ganó a nuestra valentía
-ella dice, no le ganó-

Hay un gato…
Enfermo
Tonto
Lento
Y blanco
Nunca supe si el polvo y los pelos
Significaban mi polvo y mis pelos
Si me ahogaban
Creo que tenía más que ver
Con ella o con la forma
En que su solo deseo
Alcanza a comprender
En un gato
El hecho absolutamente necesario
Aunque tonto
Polvoriento y peludo
De que alguien se entregue a alguien
Sin importar si es polvo, atún
O absolutamente nada

Yo sé aunque diga lo contrario
Que el abrazo
La forma en que el gato nos chupa las tetillas
Un gato que tiene dueños
Que no somos nosotros
Anhela esta libertad que intentamos construir
Jugando, un poco, con la edad
Jugando, un poco, con el tiempo
Con los perfiles
Con los anhelos
Con los insensatos deseos de poseer a alguien

Hay colchones
Hay codos que se doblan
Hay manos que escriben
Hay una carátula
O más bien
Una tremendísima cresta
De un romano que renunció a su rojo
Hay un lugar
Un lugar azul
Como si los botones mismos
Que configuran la misma, personalidad, del romano renunciante
Hay unas cosas que no entiendo

Tampoco sé cómo cerrar esto que escribo
Y que escribe una llamada Paola
Y que dice entenderme
Pero no entiende nada
Yo estoy volcado
En el sabor y en el fulgor
De un deseo extraño
Por ciertos gatos que no conozco
Ciertos gatos

Cajetillas vacias
Aros redondos
Aros gigantes
Aros que parecen parajos reales
Aros que parecen pavos reales
Aros que parecen ballenas azules
Aros que parecen vidrios quebrados

Botellas derramadas
Camellos sin agua
Dulzuras
Silencios
Polvo
Polvo
Polvo
Polvo
Polvo

A mí me gusta la madera
Pero todos mis gustos se acaban pronto.


Había espuma negra
Había un hombre gordo que se creía joven
Había un chiste
Había una alegría
Había una tristeza
Había un suspiro
Había un plástico que rodeaba
La forma absoluta de la muerte

Había ganas de vomitar
Había un asco profundo
Ese niño
Nunca entendió
Cuándo, ni por qué
Los humanos se hicieron
Pero yo tenía ganas de vomitar
Eran como esferas cuadradas
Ellas, perdón, más bien ella
Me decía a mí
Que eran cuadrados que se creían esferas
Y ella escribía y no me contaba nada
Pero a mí no me importaba
El que sabe lo que tiene que decir
Y no se atreve a decirlo
No tiene que tener jamás maestros
Yo jamás tuve maestros
Todo lo que soy lo aprendí por mí mismo
No tengo nada que enseñarle a nadie
Excepto a la humanidad

Había una luz que parecía coca cola
Su misma pretensión de esclavizarme
Determina su propia pretensión de libertad
Yo ya no quería caer
Porque ya había caído hondo
No tan hondo
Pero muy hondo
Cuando pronunciaba estas palabras y ella
Las escribía (hondo, hondo, muy hondo)
La saliva del mundo enjuagaba
Su misería en mi boca
Aunque yo
Ya muy lejos
Del latinoamericano
Grito de alegría
Me envolvía

Y yo no estaba libre
Aunque mi saliva, la de ella y la de todos
Deciden que el mundo
Para vivirlo feliz
Era lo mismo que morderse el codo
Sin nunca, habérselo raspado
Aunque, todo aquel
Andador de bicicleta
Hubiera en su aventura
Hecho emerger
En la herida su codo
Raspado
Y la herida de su codo, hirviendo
En la herida de su codo, gimiendo

El lugar en que nuestras hermanas
Y las mismas estrellas
Quieren escribir cosas importantes
Pero prefieren dormir

Y se duermen
Y no podrán ver
Y no podrán ver
Y no podrán ver


Era azul
Yo era azul
Fin

Era azul
Yo no era azul
Tortuga
Fin

Era celeste
Yo era rojo
Ballena
Mar

Mar
Ballena
Las rocas estaban
Estaban perdidas
Chocaban y polvo
Polvo, polvo, polvo

Cada polvo
Cada espacio
Un silencio
Yo era azul
Y ella ballena

Polvo
Ballena
Rrrrrrrr
Rrrrrrr
Rwhiyjk

Entonces
Algo apareció inentendible
Y el llanto apareció inentendible

Ballena
Mar
Rocac
Silencio

Aguda era la vergüenza
Cuando mi ornitorrinco
Inventado por mí
Colchones
Resortes que rebotan y que no han sido ocupados
Exquisitos culos y traseros de mujer
No penetrados

0 Mapaches:

Publicar un comentario

Mi lista de blogs

Seguidores