miércoles, 31 de octubre de 2012

Hoy en San Telmo TEVE


No solo es la soledad la que abre sus pestañas por la noche
A veces es la incandescencia de un barco cargado de invisibles
Que grita cuando llega al puerto
O los autos que suben por Juan de Garay
Doblándose a veces por Piedras como serpientes cortas
Y aúllan por el holgorio de estar andando en mandada sin andar
O es la persona que recoge basura para alimentarse
Compartiendo los despojos bajo la autopista
Y bebe vino tinto como yo, pero más barato
O la bocina, la estridencia policiaca
Que despierta las paranoias de aquel que vende a deshoras
La espuma blanca que emerge del líquido dorado.

Como la piel de la primavera en la sudestada estoy mojado
y con hambre, un poco aburrido, un poco hastiado
La realidad compunge el acto y obliga a rehacer porque se está vivo
(se está vivo, qué bueno, qué más da)
 Y las palabras naranjas se lanzan, se aleonan, se vuelven lana
Un pedo o una zaeta, un interesante coloquio inútil
Que no desviste el lugar en el que el poderoso
Alberga su desaseado pan.

Pero dicen que si en San Telmo
 una Noche Nieblina
El cielo te permite asomar tu ojeriza (tus ojos tus parpados todotu) rabiosa a una brillante
 de esas que habitan muy lejos
Podrás desear. Y aquello que desees se cumplirá.

Para algunos
La sonrisa es la metáfora de la esperanza
Para ellos
El amor es el coloquio bastardo de la soledad.

0 Mapaches:

Publicar un comentario

Mi lista de blogs

Seguidores