jueves, 13 de diciembre de 2012

Abultado estaba el ángulo (2 movimientos de 7)


I
Y  bueno, así  es un cielo que no alcanzó a ser celeste
                Rojo el horizonte o la berma en la que nos sentamos   por los pasillos que no tenían pasado
                Y aunque el futuro era algo así como un pulpo con muchas patas
                Estaba aún entre nosotros
En medio de nuestros cuerpos un ser que eras tú y un ser que era yo
                Pantano atragantándose con su propio barro
                                                               Ya un colchón no era suficiente
                Dos o unas notas o que se yo.
                Gotas
                Como pesos
                Cotas como una selva donde la vida muere para dar tiempo a la vida
                               Yo sé que no te conté, pero en la selva los mosquitos no temen morir.
Tienen tanta hambre de sangre que se lanzan. Saben, se lanzan con la esperanza de que
                Vida porque son libres de morir o de vivir. Saben que otro con su misma configuración biológica hará lo necesario. Pero sin perder.
                A veces las palabras te hacen pensar que
                               Las palabras son la misma. O la producción biológica total del estado llamado yo que han conformado las células pero no es verdad.
                Si, eran colchones como noches, o como panes con palta y tomate, o como huevos duros, o como esas pastas con salsas improvisadas por tus rulos. Eres una diosa y yo soy un demonio.
                                                               Pero el dios que habita en el hombre me entregó el destino
                Y aunque quise renunciar no pude. El dios y la nube, el desierto y el mar, el edificio. La ventana gloriosa que no sabe morir sin reflejar.         


II 
              Y
                Dentro de la cazuela había
                Codos y hombros había papas y pescado
                               Había fideos y ajo picado y piscas de queso rallado
                Había un bife de chorizo y una vieja racista que atendía el restaurante de Bolívar con Carlos Calvo.                       Pero y todo eso podía hacer por si solo hacer emerger               Sonar las trompetas
                Limpiar intestinamente los dolores intestinos     congelar la apertura de la herida ante esa débil sombra
                Como un inválido imposible de golpear.              Y a veces es que a veces siento que debí haberte rechazado desde el principio. Pero estaba débil y tampoco me importaba.
                Aunque estoy seguro o creo estar seguro, o veo en el pasado con los ojos de un gato paranoico
                               Y creo que sillones y otras camas y camas propias sufrieron como yo.  
Muertas las cosas, sustantivas y comunes. Muertas apreciaban todo con su percepción molecular
                               Y el asco o la casa misma terminaron por rebelarse como se rebelará el mundo cuando ya no soporte el egoísmo genético de los blancos             y su amor por la guerra.
                Entonces los árboles, amigos míos, llamaron con voces secretas a las maderas de nuestro hogar                                           y la conciencia roja del árbol muerto grito y yo oí
                               Y mi deseo fue escuchado.

                               Qué trato se le da entonces a los agujeros sin bordes que aparecen en la guata
                Al enorme espacio de tiempo que media entre la distancia de
                               El lugar del que me marcho para ir a casa
                               Y el lugar donde está casa
                                               Qué palabras debo pronunciar para que las tuyas broten sin conveniencia
Asumiendo el costo, sin política, como en una familia de pobres e ignorantes
                               Como en una familia que sabe amar.
                                                               Ignorantes! Eso habría que ser para que
                Brote en nosotros el árbol. Resetearse. Comenzar de nuevo. Formatear.
                               La experiencia es una alabanza a la desconfianza                            el ardor blasfema contra la prudencia.   Pero el universo grita en paz. Una honda negrura sin bordes que es la paz y el frío. Que es el mármol. Un concreto terrible de un tamaño imposible de concebir.

                               Porque eso hay cuando el ojo vuelve hacía el manto del pantano
                Eso hay cuando el pantano despliega su manto sobre la conciencia.

0 Mapaches:

Publicar un comentario

Mi lista de blogs

Seguidores