miércoles, 27 de marzo de 2013

Olvidar yo



Olvidar yo como si fuera un zapato tirado en la calle
oliviar yo como ventana abierta para que entren los ladrones
tremenda generosidad de grandisimo boludo
como un pedazo de roca en una pieza olvidada oliviada
oliviada de una angustia que agoniza todo el rato
todo el tiempo tirado en una calle pidiendo comida
olvidar como olvidando(sé) de que se está ahí
tal cual un vagabundo gimiendo por alimento
ya palabras ya caricias ya dinero
oliviar aliviarse de tanto naranja incandecente
que nunca es gris ni blanco ni negro ni rojo
como el mismo mar que se olvida en el horizonte
como la roca que perdida se deja follar por caracoles
por estrellas, por soles y choros y potos (de mar)
como un granito de arena olvidado en las dunas
del valle de la luna
como la misma oscuridad de las cuevas y la camanchaca
que salina la piel y el viento
con los mismos granitos de arena que te pegan en la cara
olvidar yoes como la especulación habitacional
en Buenos Aires
como una provincia perdida en la inmensidad del continente
olvidar como si allí naciece un rinoceronte en vez de un niño
un elefante, una molécula de carne
que se acuesta en una cama y te pide de a pocos
como una ventana abierta:
la tremenda generosidad de los gigantes:
El hermoso pie de la montaña.

0 Mapaches:

Publicar un comentario

Mi lista de blogs

Seguidores