martes, 9 de abril de 2013

Moderación de una conciencia explícita para la consecución


Moderación de una conciencia explícita para la consecución
La secuencia no moderada
                                               De gestos y palabras
Formas de la expresión mismamente material:
Expansión psíquica que comulga en el secreto
Sometimiento total de la tangente onírica
A una voluntad espartana:
                Amiga, sos el caos.

Bien,
                Quiero decir que no importa la existencia
                O la construcción de murallas o cuchillos que corten la raíz.
                Mi fuego hace siempre que la vida sea.
Y aunque sea dura e imponente la montaña
Y atravesarla muerte sea o imposible
                La raíz se alimenta, se nutre igual.
                               Mi agua
                                               El porcentaje de agua que me compone
Es un potente conductor de electricidad
Y expele rayos invisibles, alegres y rabiosos a la vez
                Porque no hay vencidos, hermana mía.

                No se vence lo que ya ganó. No se vence aquello
                Que no sabe rendirse.  No se vence lo que siempre se levanta.
                No se olvida lo que clavamos en el árbol
                No se borra lo que cincelado en las piedras
                Enfrenta, como si un capitán del vacío fuese, al tiempo
Y el tiempo
                El tiempo
El tiempo es como un calor anormal que hace frío
Un anormal animal que siempre tiene hambre
Un monstruo angustiado que todo lo engulle
Y es por eso que el universo es infinito
Y así, engullidos por esa enorme bestia
Participamos de este milagro:
                Todos somos uno.

0 Mapaches:

Publicar un comentario

Mi lista de blogs

Seguidores