martes, 30 de abril de 2013

X Y Infierno


Evacuando. El peso de ser musa. Los secretos en los rincones del silencio. El aborrecido. La distancia. La ausencia. Eso de no estar, pero para qué... quizá siempre fue mejor creer en la filosofía judeo-cristiana, elegir uno de los muchos abismos y largarse a vivir. La vida es mas sencilla, niño. La vida es más fácil. Quien sabe por qué. Quien sabe desde donde brilla y salta hacia el cielo la fulgurante y sangrolosa angustia de los que no están contentos. La manía irreductible de buscar, de buscar, de buscar o de perderse dentro. Ahí, acá. Duele, sí, acá, la boca del estómago queda herida. No es una cosa demasiado difícil  No es complicado: si duele el pecho, el estomago y aquella cosa del bajo vientre, más abajo del bajo vientre, es porque pasa, es porque justo en ese momento está pasando. Al otro lado. En cambio, si lo que duele es meramente pecho, pues se dice que pena, o que nostalgia; si lo que duele es meramente estomago, se dice que angustia,  te dicen que problemas y que quizás tengas que verte la presión o ir al médico; y si lo que duele es meramente escroto, o testículos (¿Como será en el caso de las mujeres?) te dices a ti mismo, porque este dolor casi no lo comentas con nadie, excepto cuando se habla con los amigos y muy de pasada, muy en broma como para que conozcan la magnitud del dolorcito, que tendrás que encontrar rápidamente una hembra sea esta de carne y hueso, virtual o imaginaria. 

Aquí y ahora lo que duele es meramente estomago, entonces decimos que preocupación o que angustia  El cerebro, sin embargo, se apresura a calmar. Mira, no es complicado. Una sinapsis nos hace metáforas con un perro herido en el ojo izquierdo. Pam! Hola, señores árboles, como les va, creo que no muy bien, ¿El otoño? Antes teníamos tantas hojas, señor humano. Soy tanto, soy tanto. Y tan miserable. 

Entonces detesto un poco la judeocristiandad, una cuestión de piel, una cuestión de valentía. El hombre instruía a su hija en el camino de la virtud. Me estoy volviendo loco. Creen en la ciencia como nadie y construyen su fe de quien sabe donde. El hombre grande, el gran hombre, el jefe de la tribu está amenazado. (me niego a ser el reproductor de este sistema hediondo a muerte), al mismo tiempo no tenemos otra alternativa. Tomó sus cosas, los libros, el computador, su vida misma en las manos para marcharse de allí. ¿Como sería el otro mundo? ¿Como seria si todo fuera aún más silencioso? Perdona amigo, no estoy para nada claro. 

Si duelen todas las cosas al mismo tiempo, pecho, estomago, testículos  entonces pasa algo allá. No lo vemos, lo sentimos, lo intuimos en todo el cuerpo. Apagamos la luz, apagamos cualquier lucecita, nos cerramos a cualquier imagen externa y construimos castillos con los ojos cerrados. Ahí mismo, en ese dolor delicioso, dejamos de ser y somos solo palabras flotantes, fantasmas etéreos. Somos invisibles y estamos en todos lados. Baila esta canción con los amigos de la humanidad. Humanidad, esa palabrita tan gastada, tan perdida en la burocracia y en los papeles. Pero estamos en el mundo, chico, el mundo chico, estamos en el mundo y más te valdría dejar de leer, y ponerte a producir, chico, tendrás que tener familia, chico, deberás pagar dividendos, chico. La vida no es tan infeliz como parece, la vida tiene más sentido de lo que parece. No caen ángeles del cielo, destapa, desentierra, ultraja de la tierra las raíces que te harán sobrevivir. Perdona, hermano, nada tengo claro. 

- ¿Cómo estas?
- Bien
- ¿Pero bien que...?
- Bien, normal, como cuando uno dice bien así a la pasada.
- ¿Y tu crees que esa es una respuesta?
- Si, claro, es una respuesta. Una respuesta que contiene toda tu pregunta.
- Siempre eres así  siempre eres demasiado callado, nunca quieres hablar, no quieres hablar con nosotros, lo mínimo que te pedimos son respuestas.
- Para que, amigo, o no entienden o no me creen. Estoy atrapado en tu incomprensión, es que no encuentro satisfacción en nuestras conversaciones, tendría que hablares todo desde el principio y no me creerían, además están las traiciones. Una bonita mañana, al parecer agradable, sin problemas, luego ella, odiada, sale y aparece y como si nada y sin acordarse de la mañana me destruye, me golpea contra el suelo. Sus ojos están llenos de veneno. Sus ojos están llenos de veneno.

- No entiendo lo que quieres decir. 

- ¿Lo ves?
- Eres un completo hijo de puta.
- Te regalo mi silencio.
- Eres un detestable ser humano, me dejas hablando solo, ¿no vas a contestar nada? 
- (¿que podría contestarte, amigo?, ¿porque no entiendes que no me puedo explicar en palabras, deberías sentarte un día entero conmigo, y la única condición es creerme, creer en lo que te estoy diciendo, pero no me crees, todo se confunde, amigo, todo se funde en una sola cosa esponjosa, resbalosa, viscosa y liquida y solida a veces, ¿es el planeta tierra lo ves? todos lo llevamos dentro, aunque yo sea demasiado idiota como para consolarme con esto que han construido los humanos y los banqueros, pensamiento puro)
- Eres un hijo de puta, no volveré a visitarte, no volveré a mirarte. 
- Nadie te lo pidió, hermano, nadie. 

El que debería salir no salió. En cambio el otro, se fue a caminar. Un saludo a la señora; una inclinación a la dama luna; una reverencia encantadora para con las estrellas. Vecino, es un placer verlo a usted tan radiante limpiando su auto. Si, es que me gusta que quede limpiecito, usted sabe, vecino, todo es imagen, todo y uno siempre tiene que estar atento a las oportunidades que se abren en el mercado. Si usted viera. Si, claro, vecino, que le vaya bien, yo disfruto más mirando los autos que pasan, perdone que no pueda avanzar con usted, no me gustan demasiado las conversaciones tan tradicionales. Las podría reproducir todas acá  vecino, no es difícil si uno se ha dedicado a observar y a escuchar como un fantasma o un espía durante tanto tiempo.

- ¿Como te ha ido en el trabajo?

Señores, siempre se trata de dinero. ¿Que haremos? Todo es dinero. ¿Hacia donde escapamos? Siempre se trata de dinero. La libertad es dinero hoy en día. Amigos, hermanos, no escribamos más. No nos sentemos en el pasto nunca más a volvernos locos contra el mundo, no tiene sentido, hermanos. 
Fue arriba, caminó, cantó una marcha fúnebre  Miraron arte callejero, discutieron sobre eso, hablaron de la forma, de la inspiración, crearon una historia incompleta, decía más o menos así: 


Cuando nació el jefe de los Omníparos, a las mujeres del clan de Kinzio les pareió tan sano y hermoso que tuvieron por bien nombrarlo Kukun-Kuintzi, evocando al padre de todos los Omníparos. En la guerra demostró tempranamente las virtudes de su brazo ágil y vigoroso, exacto y asesino. Sin embargo la mayor de sus fortalezas, en definitiva, la que lo hizo ganar para sí la enorme auctóritas que ostentó hasta el final sangriento de sus días, fue su habilidad para disuadir a los mas sabios y viejos, como sabiendo desde siempre que en controlar el control radica el secreto inmemorial del arte de gobernar.  Su habilidad para mediar, enfurecer, adivinar, dominar la voluntad, afín de cuentas, del otro, logró en el momento preciso terminar, o al menos suspender temporalmente, la vieja disputa por las explanadas al sur de la colina de los Kihn, entre nueve tribus del rio Ub, convenciéndolos de atacar y arrasar con la marca de los Tesíodos que empezaba a crecer peligrosamente desde la desembocadura hacia el interior, como deslizando inocentemente lo que en pocos años se trasformaría en una de aquellas conquistas feroces en las que el Ser lucha por hacerse uniforme y homogéneo, sin detenerse en las entrañas que sacrifica, ni en el sudor ni en la sangre que derrama.
En el año de nuestro Señor de 986 las siete tribus, lideradas por los Omníparos, se lanzaros vorazmente sobre la marca de la desembocadura. El saqueo duró apenas tres días, para el cuarto los cultivos se encontraban destruidos en su totalidad, y terminaba de exinguirse la pila de cuerpos de jefes Tesíodos, las mujeres y los niños se encontraban aislados de los hombres y fuero llevadas al quinto día a la explanada y fueron instruidas por las madres de los clanes para realizar las tareas de los esclavos. Sobre que se haría con los hombres discutieron largamente los viejos del consejo (M.R.E.)

Se ha enamorado señores. Siempre está enamorado, pero no conoce el amor. ¿Que es esa cosa? Si has abierto los ojos, no los volveré a cerrar o algo así. Perdonen, amigos, no estoy para nada claro. 
Ahora bien, una cosa puede ser cualquier cosa. Arriba del puente, se podía ver la ciudad. Se podía imaginar la redondez del mundo, el nortesuresteoeste que siempre están para un solo lado ¿No les han dicho que una cosa puede, ademas, ser cualquier otra? Nada está claro, hermano de muerte. 
La exquisitez hoy por hoy solo se saluda con la mano, nada comparado con ayer, nada de manos, ni saludos lejanos, abrazo y beso, y un apretón en las nalgas, la exquisitez grita. Reproduciremos el dialogo para clarificar:

- ¿Que no es la exquisitez esa que viene ahí? -dice por ejemplo X
- ¡Si!, es la exquisitez!!!- responde, digamos Y. 

X e Y se acercan a a la exquisitez. Convengamos en que la exquisitez revisaba un poncho sureño tejido a mano justo ahí en la tiendecita mas particular de ese lugar particular. Lo particular, lo universal... poseía again. 
Tonta se hacia la exquisitez (en adelante S). Hacia como que no sabia que venían X e Y, pero en los más profundo de su ser S quería que le atropellaran, que la violaran. Todas las exquisiteces  en el fondo quieren lo mismo, no lo saben, lo niegan, pero eso es lo que quieren. 
X e Y sigilosamente se acercan a las nalgas de la exquisitez. X levanta la mano y con un guiño de ojos (¿habrán otro tipo de guiños no?), le indica a Y que ponga su mano a la misma altura en la que el tiene la suya, Y comprende lo que X quiere hacer: una doble nalgada doble. Doble porque son dos, doble porque es en las dos nalgas, doble porque son dos manos distintas. PA PAM!
S grita sorprendida, se da vuelta y besa enfurecidamente a X, mientras, con la mano extendida sujeta, primero suavemente y después, avanzando más rápido que lento a la fricción sexual, los testículos de Y que sonríe complacido, un poco sorprendido, pero no tanto la verdad. Y hecha la espalda atrás admirando el beso enfurecido entre X y S. Las "luengas se moeven juuuuunto al maaaooooor", piensa. 
Gente de los alrededores mira asqueada la escena. Y, espectador involucrado, dentro y fuera al mismo tiempo, lo observa todo, es el real beneficiado del espectáculo. S le ha permitido estar ahi mismo con ella, pero desde afuera, observando, mira la cara de la gente, quizás es Y quien escribe estas palabras, quizás es S, quizás es X.

En cambio ahora, apenas un saludo con la mano y solo si es inevitable. Cambiamos el tópico. Se abre una puerta, se cierra otra. Primero hay que salir, un paso, otro paso, otro paso más. Y listo, estamos afuera (¿o dentro? ¿Afuera de que?) y ves... allá se abre oooooooootra puertecita para ti, muerto, fiambre, cadáver  finado, ¿Como era que te llamabas? Ah, si, esqueleto, cosa osea, oseaidad osea, o sea que, osea, muy buen chiste ¿Ves?, si acá abajo no son tan complicadas las cosas, hay demonios que tenemos sentido del humor. Andá a esa puerta, y decíle a Ramón que venís de parte de Diego, y que te haga una atención especial, contale que sos poeta y que nunca te vinieron demasiado bien los versitos celestiales. En algunos milenios los salmos fueron bastante famosos, farándula pura, en el cielo invitaron muchas veces al Rey David que se sentaba y conversaba como era que fue que escribió esos versitos. Dios se enoja un poco con toda la atención que le prestan a David, pero los ángeles también requieren un poco de aire, no debe ser tan agradable adorar todo el tiempo. Andá, vete ahora, que tengo que hacer, no olvides decirle que venis de parte de Diego, que soy yo, si, como el más grande, y que sos chileno, chileno, decile que sos chileno, es dificil ser chileno sin ser poeta, ya ves, es como ser francés y no tener algo de maricón.  O como ser Argentino y ser malo para la pelota, o como ser Argentino y no sentirse grande, como ser Argentino y no decir que se es Argentino siempre, donde sea, orgulloso de la patria, ¿Un demonio Argentino? no te lo creerás, soy un poco particular, elegí esa nacionalidad. No se por qué... 

- Hola, vengo de parte de Diego.
- ¿Ah, Diego, si, está un poco loco no?
- No lo sé, apenas me acostumbro a esta situación.
- ¿No tenia usted ocupación antes de venir hasta acá?, no encuentro información en su ficha, che, jajaja, perdone usted, Diego a veces me pega su acento. 
- Eh, no, la verdad es que no, no hacia nada, no importará el hecho de haber escrito unos cuantos versitos, quisiera que borraran eso de mi hoja de vida. 
- Pero, amigo, acá a los poetas les tratamos bien. A cambio de que le escriban unos versitos al Jefe. 
- En serio querido, prefiero el sufrimiento eterno, no quiero escribir más. 
- Te daremos unos días. Pasaras por todos los círculos  un día te parecerán mil años, sufrirás como nunca antes, pero te daremos otra oportunidad, al Jefe le gustaron tus versos cuando los leyó. Entonces te sacaremos del fuego, te haremos la misma pregunta y dirás que si, ya veras... ¿Ves allá al fondo? ¿Esos cubículos relampagueantes? poetas poseídos por el demonio, hacen su poesía con solo pensarlo, luces que relampaguean, colinas impresionantemente bellas. Trabajamos en una imitación del paraíso,  queremos ampliar el rubro, no queremos dedicarnos ya al negocio del castigo. Tiene sus beneficios, pero tanto grito y súplica cansa. Nunca un gracias, nunca un me lo merezco, haremos un paraíso y lo venderemos arriba. Los poetas nos ayudaran, los poetas nos ayudan ya. ¿Ves? Rimbaud dirige la obra. No confiamos mucho en él, algo pareciera siempre esconder tras los ojos, traslucidos, claros, pero velados para nosotros. Es extraño, a ti tampoco te podemos leer el pensamiento. 
- Muy bien, si digo que no, entonces, después de pasar por los círculos ¿Entonces se borrara mi oficio para siempre de mi hoja de vida? Que así sea. Llevadme por la oscuridad, amigo, matadme mil veces y una, torturadme la carne y el espiritu, secadme de sed y de fuego y ahogadme en el ríos secos de tierra y arena. Hermano, muéstrame el dolor. 
- Esta bien, pero no vuelvas a llamarme hermano, porfavor,. Soy tu torturador.

Abril del 2009

0 Mapaches:

Publicar un comentario

Mi lista de blogs

Seguidores