martes, 3 de septiembre de 2013

Semana de erecciones

Esta semana hay erecciones
la semana pasada hubo algunas
pues esta (esta sucesión de días inútil)
Se aproximaba
Se viene primavera y hemos tenido
calurosos días que ropa ligera
cerveza, porritos y talco
escaso.
Las erecciones producen un movimiento
intenso movimiento en torno a las erecciones
para encima sentarse, o evadir ¿que?
Anones, conversaciones de pasillos, de biblioteca,
falsas intrigas verdaderas por pequeñas
(cantarás el día 20, me dijeron, el golpe militar)
Secretos cálculos electorales de siempre:
Julio Lopez, Matías Catrileo, cercano la enduicación
construcción de base...
fórmulas matemáticas:
x de base
donde x puede ser cualquier sustantivo
que refiera alguna estructura funcional a lo popular
celestes, verdes rojos morfina lexemas
variaciones espirituales fragmentadas
por el típico dolor en sordina de la guerra
atravesadas por las avellanas atravesadas
estrellas anales (de los anales de la historia
de la conciencia) si por abajo y de lejos
miramos las aulas, atiborradas de gente, hacia arriba
y desaparecemos cuerpos unidos a las estrellas:
veremos un universo anal (exclamación de científica sorpresa, por favor)
ante un fondo blanco por lo negro del asunto
las avellanas, un universo de anos electorales
que posicionan en el poder a quien ane más
y nada malo con El (divino poder escasamente tripartito)
La coherencia, escaso bien de la politiqué
inexistente en la bohemiá
desea, el crepúsculo virulento,
abundancia de anos electorales para quien la posea a la primera
y si, se pierde por desgaste, o, más bien
si se pierde el rojo aroma de aquel que evita,
para subir,
tener víctimas cuadradas de un intenso forraje
de sillas o sillones ciudadanos de cuartos cuatro paredes;
el sagrado lugar de las decisiones.
Pero él, pequeñito torpe viejo
pero él nada tiene por lo que reclamar
-(f)X de X-
¡O la solidaridad mental, el horror ante el horror!
Es la sangrienta pérdida del animal humano
todo después de enamorarse de profesora
semiológica porque era una especie de jipi
vestida de poeta y unas cejas muy cejas
que sobrevivían, en un eterno suspenso,
al brillo sublime de unos cafes-verdes ojos
que eran o no la paz o el descontento
que me miraban para entregarme un 2! un dos! (tres)!!!
sin piedad, para darme piedad
con su número de teléfono al reverso...
subtítulo:
semiología con la profesora del cuerpo
semiología con el ingeniero del deseo
semiología del derecho a coger
y luego la encontré en una cantina
de esas que poetas vamos hablando ruso
¡allá voy!
Tocando estaba porque no la llamé (ni fui a sus clases más)
y notas 2 en exceso es síntoma de mala enseñanza
(una voz aguda irremediable)
cantar era su destino
(no hablar ante un publico aprendiendo)
en suspenso como
esas bellas cejas suyas cuarenta años levantadas
hasta que gusanamente festinadas
en la tierra desaparecer.
Y mis axilas olían a ficto (plástico)
árbol nuevo de navidad
sin adornos (ni ninguno de los otros
filosos giles delezes).


0 Mapaches:

Publicar un comentario

Mi lista de blogs

Seguidores