Sobre lo que no se calla
XXXI









Daniclates
Santiago.
Miércoles 26 de enero de 2011


I

Esta claridad de las palabras no la quieras porque no se calla. No hay descanso en ellas no se calla. Son dragones nerviosos que se entrelazan, gritando gimiendo y aullando no se callan. Yo soñé, soñé con que encima de las nubes

Dragones si
Gdfsh
}
Pero también esferas
Pero túneles
Tus mismas caderas


Gente dormida esperando respuestas sin despertar formando
Sin despertar entrelazando cosas
Agujeros
                               Pero un tú y un ella que es tú y ella.
                                               Pedacitos de chocapic y formas rotas de comida en los dientes
                                                               Palillos y dolores de muelas
                               Vasos vacios de vino y sobre todo vino para escapar
                La tranquilidad de su eso muerte allí en esos sus
                               Números que vienen y van
                                               Deseo sobre todo deseo insatisfecho y para qué
                                                               Formas del vino o tus gélidos gemidos sin sonido
                               ¿Por qué no tienen sonido tus gemidos?
                                               Digo que nadie puede confiar en las lobas si no aúllan
                               Digo que nadie puede confiar en los bosques si no suenan
                Que nadie puede creer que hay un mar donde las cosas no se mueven asustadas
Inquietas
                Torbellinescas entre sí, aunque adivinar allí dentro lo inquieto
                                               Aunque medio dormido resuenen los encadenamientos no lógicos de ti mismo                                             Oír, sobre todo oír los mares múltiples resonando en cada espacio
                               Sobre todo callar para no callar lo de adentro
                                                               Sobre todo callar para no oír lo de adentro.       
Para que te hablo del fuego si eso mismo no existe
                                               Existe el pasado y también el futuro
                               EL presente nunca existe, el presente nunca vuelve
                                               Existen los convencidos y los que vuelan sobre la nada
                                                               Existen los árboles estériles y los locos que los cortan
                                               Leñadores solitarios que fuman plantas y comen hongos y se juntan a conversar consigo mismos en los balcones de todos los edificios gritándose por los colores de la luna que se sumerge en Antofagasta y sobre todo en todas las ciudades porque se mueve
                                               Es que todo se mueve, para qué queremos cosas quietas?
                               Porque también estamos hechos de muerte y la quietud es una de las formas del amor                                            el amor es una forma de muerte
                Pero y el deseo inquieto que juega en cada gónada
                                               En cada epíteto muerto del amor
                               En cada pétalo y en cada loca pintura de un Dalí
                                               De un monstruo seco de rabia y tristeza en la última borrachera de bencina
                               Para qué descubrir si no hay nada
                                               Para qué entender si solo hay soledad y lagos
Y gente que por sentirse menos sola solamente te deja sola
                               Yo no me tiraría pero tú sí te tirarías si pudieras
                               Te gustaría ser esa cosa que tiene nuestro color              y te gustaría uno de ojos verdes y azules                            a mi me gustaría una de ojos morados y pieles verdes
                                                               Me gustaría que la pobreza fuera gorda y feliz y la riqueza lánguida como un árbol muriendo, cenicienta y gris como yo cuando estoy triste                   pero ella ya no está
                               Me dejó solo vagando después de encontrarme
                                               Me dijo que era yo y me tiró al vacio de su propia búsqueda sin prometer su regreso  yo no puedo esperar tanto
                Solo tengo que crearla una y otra vez en los ojos de los que me lo permiten
                                               De las que quieren quien sabe qué sobre todo si es por más noches
                Tratando de inventar en mis palabras las figuras de sus sombras que muestran a medias
Para qué tanto escándalo me pregunto yo                         para que tantas enormidades si hay mucho enanismo mezquino donde hay demasiados onanistas de la revolución        
                               Te juro que yo no quiero eso                                    pero si en ti solo se revelan mis mezquindades por algo será dicen los sensatos
                                               La verdad es que ni tú ni yo quisimos y por eso esta cosa parecida a una caja de fósforos sin fósforos                               por eso tus gélidos gemidos y la distancia de tus caricias
                               Porque para ti siempre fue un experimento      creer que las alcantarillas o los pasadizos secretos o los callejones sin salida eran para ti… decir que te gusta la gente que vuela cuando no tienes ni idea… para qué
                                                               Te juro que yo no quiero eso
                               No necesito complicaciones anexas si soy horriblemente virulento con los espirales que se estiran para todos lados…  y te me apareces con tu juventud, tu fuente eterna de alegría
                La buena onda del vaso de cerveza, las cosas que no quieres ver en ti misma
                                               La forma tan elegante de cegarse enceguecerse y ennegrecerse como todos
                ¿Sabrás hacia donde te encaminas?
                                                               Yo he vuelto a verlo todo nuevamente
                               No en ti, en mi y eso me parece horrible
                                               Me veo muerto o alzando copas solo
                                                                              Me veo caminando por la calle conversando conmigo mismo
                Inventando satisfacciones en las palabras que lo llenan todo de agua
                               Por eso me gustaría ser un árbol
                                               Para no moverme
                               Mejor, para moverme por el aire
                                               Expandiéndome lentamente mientras comprendo
                               Mientras me hago amante del viento a mi alrededor (que siempre está pasando)
                Y amante de la luz arriba (que siempre rebota y es otra cosa y es luna y es estrella y yo las miro porque soy su árbol)                 Para que me presionas con tus silencios y los ojos que pusiste en mi espalda que se parece a mi pupila
                               Mi espalda se parece a tu pupila porque tú lo quisiste para que yo inventara estas cosas
                               Para que te inventara mientras la mentira de tu tristeza o yo ahogándome en estas palabras   diciéndote que lo escribiré para que escribirlo (pero secretamente cantándole a las otras (     (     (-              Para qué escribirlo si todo nos parece tan falso
                                               Uno se anda riendo por ahí porque entendió
                               Otro se burla de todo porque entendió
                                                               Algunos no se burlan, agarran los cuchillos y se los meten hasta el fondo           
                               Algunos no se ríen, se disparan en la boca después de jugar un buen rato con las palabras
                                               Es el peligro de los dragones, de abrir los ojos para verlo todo de creer que todo se lo ve pero es uno, pequeña
                                               Uno el que se puso el sobrenombre de pintador de lienzos sin permiso de nadie                                                         y eso para qué
                               Es sencillo, para no ser un gordo con corbata
                                               Para tener derechos sobre la infancia y la locura
                               Para tener derecho a vivir en la desmesura
                               Para eso, para nada más que para eso.


               
II


Para tener derechos sobre la desmesura los leñadores
                Vagan por los bosques que se van muriendo
                               Golpean en cada tronco de cada árbol
                                               Los miran bien, acampan a su lado
                               Los miran de nuevo, los tocan y los acarician
                Los escuchan con toda la piel
                                               Cuando están tranquilitos (los leñadores y los árboles) nadie muere     cuando los árboles están sanos dan alimento al leñador, alimento gratis
                               El árbol se beneficia del leñador que lo mira
                                               Todos los árboles son vanidosos
                                                                              Les gusta enseñar su sabiduría lenta e inmensa de árbol
                               Les gusta decirte al oído que ellos nos han visto más
                                               Y que su cerebro además huele bien     y que ve otras cosas y de otra forma
                                                               Los vegetales se mueven, las hormigas
                               El leñador no usa su hacha, entiende lo que debe y sigue su camino
                A veces se encuentra con inmensos bosques enfermos enfermos bosques como el leñador
El leñador fue un árbol, pero enfermo, pero viejo, pero más cerca de los ángeles
                                               Pero más cerca de los ángeles, antes de morir, condenado como Caín
                               A vagar por el mundo sin descanso, elige, decide por ser Caín, por matar a otro. Digamos Caín. Gritemos enfermos Caines que hay que tirar a la hoguera.  ¡ENFERMOS CAINES QUE HAY QUE TIRAR A LA HOGERA!!!! Y de nuevo gritan los leñadores, para que vengan todos los posibles, de todas las partes, pero todos los bosques enfermos solo por uno encontrado y el leñador se tranquiliza, pero vuelve a gritar con más fuerza ¡ENFERMOS CAINES QUE TIRAR A LA HOGERA!!!!! Y vuelve  a gritar con una voz de DIOS en un lenguaje de LOCO ¡¡¡ ENFERMOS CAINES QUE TIRAR A LA HOGERA!!!! También grita por si los ángeles, o por si más pequeños nuevos leñadores, pero ya hay suficientes en ese tiempo-espacio.              Todos quemados y muertos
                               El leñador se sienta tranquilo en el fuego
Saca de su bolsa los hongos
El fuego puede durar días, meses o años.
                                               Come hongos,
                               Enfermo y febril dispara su hacha tantos mueren árboles no árboles y también arañas    en la forma de ese fuego hay electricidad y también hay formas geométricas
                                               El leñador sigue solo. Pero ese fuego lo calienta
                                               Le ilumina la cara y lo divide miles de veces
                               Muchos yos vagan por los espacios vacios de los rastros plateados de sus movimientos
                                               El pasado allí manifestándose en el hoy.
                               (otro poema se abre: la imposibilidad de abrazarnos) El leñador descansa, solitario, inmensamente solitario mientras las cenizas se dispersan y solo queda el desierto.






                III


                                               La desolación ante la inmensidad del caos
                La desolación ante la inmensidad del caos es el descanso
                                               El desierto y el leñador, rendido exhausto. Tirado inmenso cada fuego es la luz y cada luz su alimento. Pero la inmensa luz y la ceguera son una misma cosa. La desmesura su panza de demonio, castigado por ser Dios. Dios se crucifica y se castiga por ser él mismo y no ser hombre. Ser él mismo y no ser hombre. No acomodarse lo suficientemente bien en las mesas dispuestas desde antes.    
                Uno debería poder entrar a los bares y acomodar nuevamente las sillas
                               Pero el individuo y los límites de la norma y el derecho y la boca tuya y la mía   que se juntan sin abrazarse.
                               Se puede terrible todas las imágenes puestas en uno                  se puede terrible algunas imágenes puestas en otro  pero los némesis serán némesis siempre todos los polos puestos y cargados triángulos sin puntos lenguas que pasan, aromas que se van y cosas cursis que no queremos ver producen cansancio y moléculas. Te acordás que la locura es... tendrás que acordarte de esto:
O digamos que le ponemos menos de lo que todos tenemos dentro a estos árboles que van y vienen. La tierra café que se posa en todos los desiertos, como si aumentaran y aumentaran los pedacitos de lágrimas contenidas. Y un ritmo escondido suena al fondo de cada sábana, o de cada cortina protegiéndose del sol. Un sol que quema la piel. Por eso, mejor que no haya desgarros violentos que emergen de la sangre de una ciudad que muere poco a poco. Pero eso son patrañas emocionales; sirven para permitir el funcionamiento de las máquinas de hierro. Sirven para que siga sonando el rudo sonido del hierro. Y hay que producir dinero hermano, es la gravedad del trabajo. Nada. Solo luces que se ven con el rabillo del ojo pero no se tocan. Nada. Solo inmensos monumentos a la palabra quieta. Esculturas hermosas puestas en plazas aún más bellas donde no entra ni la pudrición ni la sangre, es decir no entra la vida. Una voz suave. Unos pobres locos durmiendo fuera del hospital. Una voz suave que interfiere el camino del azar que se creía superado. Pero el camino que elegiste sigue siendo el mismo de antes, no se pueden evitar las consecuencias de esas decisiones escritas sobre el papel enfermo de una roca inamovible. Para qué construir estructuras sobre pisos firmes, si vivimos en la arena movediza del día a día, del continuo que no cesa de sorprender, del continuo que sigue pasando y pasando como burlándose de nosotros porque no lo podemos atrapar. Y también está la discusión sobre la lucha. La revolución que cada uno entiende y hace a su modo. O leyendo e interpretando libros de hace cincuenta años… o de hace ciento cincuenta. Increíble que nuestra época no haya producido aún intelectos así de poderosos. Tierra y polvo y calor y mujeres bellas con cuerpos voluptuosos, besos cariñosos, palabras escritas que determinan la propia historia, historia imposible de cambiar por la conciencia. Y que se si la conciencia fuera un ente, una otra vida fuera de la vida misma, más que el propio cuerpo, hecha de sustancias no concebidas. No hay que olvidar que aún somos el único organismo con esa extraña particularidad, parado yo sintiendo el brillo sublimado supremo de una conciencia que se mueve y desaparece en la vida misma. Los árboles o el movimiento cósmico que no cesa de avanzar. Palabras repetidas una y otra vez, palabras sin sangre, la contención de lo contenido, la contención de lo contenido y unas sonrisas frénicas. Una micro y una voz suave, sospechosa inocencia, agradablemente se perciben los perfumes de por ahí. Soles pequeños chupando energía de cada árbol, luz solar que rebota en las paredes, y forma imágenes y sombras, como es todo lo que hay. Vivir en la derrota, estar en la falta de esperanza de uno mismo. No parar, no decir nada excepto lo necesario, es decir, no descansar jamás de esta especie de actuación; una actuación en la que ha perdido you perecido más de algún cristiano. ¿Y quién se es en verdad? Y bajo qué piedra existe la confianza. O cómo fue que destruí todo tipo de. De. De. De. De. De. La gente pasa, es decir el tiempo pasa, es decir nada. Es normal, es entendible, esta muchacha que habita en mi espalda, me sabe loco. Evidenciado en la forma en que tengo de mirar, en la forma en que se me escapan las palabras o en la forma en que se advierte la explosión, en la forma de moverme por la tierra o de sentir tan fuertemente esta angustia, los sueños predicados, las risas que miran él futuro de lo que nos espera en cada dragón negro.  Imágenes, todo es eso, meras  imágenes que van, incluso yo mismo haciendo como que escribo esto mismo que va sucediendo mientras presiono las teclas de un computador ajeno. La locura. La locura no es sino la capacidad de desdoblarse para siempre y no poder volver a unir lo que dios ha separado.

                La locura no es sino la capacidad de desdoblarse (desnudarse enajenado como solo se permite en tiempos modernos para los desmesurados como uno, locos que en el fondo no entienden nada, niños que en el fondo solo quieren abrazos y como no lo obtienen solo destrucción) al infinito y para siempre
                                                               Como la pieza en la que murió José Arcadio Buendía
Y no poder volver a unir lo que dios ha separado.
                                               Y en la desolación está el descanso
                               Cansado muy cansado de tanto fuego en la cara
                                                               Mientras un alguien ella me dice apoyada en la ventana
                               Es la desesperanza tu destino; nadie te amará.



IV

Pedazos de desnudes concerniente:
Pero después de todo lo azul lo sangriento rojo (el sargento rojo, el dictador invisible)
                               Quedó tan duro como la fría yesca de las flores amarillas del jardín de mi casa
                Duro como los cuadros de mi madre, amarillos, como el ocaso del cuadro que adorna mi pieza
                               Amarillo como el recuerdo de mi país cuando me muevo libre de todo relato propio puesto por otros aburridos de no tener relato propio, allá de la cordillera, amarillo y detenido como pudriéndose sin decidirse a morir. Allá de la cordillera pasado, el viaje ya está hecho y no he de volver, pequeña. No puedo volver, seguiré como los dragones, pero tú te pareciste a los años nuevos en la guerra de Vietnam, al mismo tiempo tan selva y tan occidente. Todo demasiado occidente que era imposible creerlo. Y tan lectora de poesía como nadie. Y me desataste encima de ti. Y yo solo eyaculé lo que tenía acumulado.                                  Pero la cinta, la delicada cinta, la tiraste tú.
                                               Hoy desperté con esta certeza en mi cabeza
                Algo mío había dentro de ella.                  Algo muy mío nació con ella
                                               Tienes también eso
                La oscuridad no deja ver                                             y la luz mira demasiado.  Amarillo como cuando me pongo cuando tengo que asesinar a los amigos                              volver a  tenerlos de otras maneras                                      volver a crearlos en la satisfacción.                     
                Me gustaría que esta danza fuera más larga
                                               Haría de las ondas de nuestras violencias algo más agradable
                Seríamos como una novela de Dostoievski, pero con nuestros besos entre medio
                               La pequeña descarada de tu mano que se mueve en flaco brazo
                                               Brazo de poeta, brazo flaco
                Aunque cada día sea más ancho y haya navegado con obreros por las ciudades del desierto y del norte, y tenga un buen amigo que es mi sombra o mi espejo terrible y también mi enemigo         pero nuestra danza no tiene nombre                     y tu quieres como yo que no tenga tiempo
                Pero están los puentes, las tabletas que nos han hecho comer las luces de los otros.   Los otros malvados que hacen vernos horribles en el espejo                                   si la verdad de mi movimiento fuera La verdad                entonces no tendría por qué doler, pero todavía estamos derrotados                           
Pero estamos obligaos a hacer otra, nada se mueve como las olas,
                               Nada se mueve como verdaderamente nos movemos por dentro
                Estamos obligados a martillarnos por dentro para cincelar correctamente la forma de los sueños y hacer esferas que no pinchen a nadie.
                Pero si yo deseara                          haría desaparecer tu nombre y el mío                                  y nos pondría a encontrarnos de casualidad sin que los dragones tanto apresurados por las luces del ocaso                   yo te haría el amor      en la húmeda tierra y te acariciaría los pies y te regalaría mis besos y besos que se acomodan tan bien.    Me gustaría llamarte madera, te podría llamar ardilla, pero eres un ave sin alas.                                 También eres una ardilla traviesa con una mochila con implementos desconocidos.                     Llevas crema y una dulzura difícil de comprender.
                               Una dulzura compleja,                 llena de barrancos y de abismos                              dulzura peligrosa la tuya aprendida y reflejada en Pizarnik y en Mistral
                                                               Eres una libertad de pequeña rosa roja                                               un cántico sin bordes, oscura como yo, luciérnaga de deseos ahogados de abrazos sin horizonte
                               Nada tiene bordes en ti, nadie puede decir que seas una esfera como según Orígenes resucitan los eternos.                                Te fabricaste los bordes y nuestra danza
                               Yo quisiera que nuestra danza tuviera más                        pero se que si estuviéramos solos todo sería más fácil.                      El problema es que nos rodean tantos otros ríos y tantas otras bocas y tantos vagabundos conversándome en Bellavista.                   
Yo quisiera que la danza fuera nuestra.                                               Pero quien sabrá si lo logramos
Nadie sabe si lo hicimos ya
                                                                              El dragón me sigue esperando
                No sé de qué color es el tuyo       mi hacha ruge
La inquietud siempre vuelve,  huelo la paz de tu pelo no mío, mientras no mío tu pelo no la paz o la paz. Veo la violencia de mis ojos y tus ojos.      Los bosques para mí
                               Yo no cuáles son tus flores                                                        ni tus animales.
No sé el nombre de tus antepasados,  el coro de muertos que te persigue
                               No sé de qué tamaño eras antes, cuando tu voz era la de una niña sosegada                                   una niña fugitiva de los amigos y los fuegos-juegos
Y abrazada a tu madre como un marsupial 
Pero siempre quiero saberlo todo,                        es mi mayor pecado.
Lo horrendo de mí                                         cuando leí la Biblia entera, cuando tenía 12 y 14 años                    comí también del árbol, prediqué en el desierto y nadie me salvó de los leones
Los leones me comieron.                            Entonces todas mis luces se volvieron oscuras
                Y tuve que morir mil veces para entender el comportamiento
                                               Y un día todo calzó como debía calzar
Me vi escribiendo, danzando con nadie, entre medio de todos.              Yo cantaba sin amigos, pero amigos tuve y amigos tengo                                                   y mi oscura danza fue protegida por                      seres extraños.                               Pero tú eres de los míos.
                               Los números te rechazan,                          a la vez miras de una forma
                                                               A la vez te mueves  maravillosamente por la tierra
                A la vez tienes una inmensa fuerza y eres toda roja.   A la vez estas muy lejos
                                               Y  yo todo amarillo, todo duro, un pedazo de hierro
Una piedra móvil,    un mercenario, un sanguinario, un frio asesino sin compasión.        Pero nuestros labios.                    Y cuando fueron nuestras noches.


V

Esta claridad de las palabras
No la quieras porque no se calla.
No hay descanso en ellas
No se calla.
Son dragones nerviosos que se entrelazan,
Gritando gimiendo y aullando
No se callan.
Yo soñé,
Soñé con que encima de las nubes
La tranquilidad
Pero no se callan, hermana.
no se callan.

Mi lista de blogs

Seguidores